Nueva York. El euro tocó el viernes un nuevo máximo en dos meses frente a un dólar débil a nivel general, apoyado en las crecientes tasas de los mercados monetarios europeos.

El dólar cayó a un mínimo en siete meses frente al yen, golpeado por los débiles datos de la economía estadounidense que se conocieron a lo largo de esta semana.

Las cifras publicadas el viernes sobre inflación y flujos de capitales no lograron alterar la actitud hacia el dólar. "El impulso alcista del euro frente al dólar, que a comienzos de esta semana pareció perder fuerza, ha repuntando nuevamente de cara al fin de semana", dijo Sacha Tihanyi, estratega de Scotia Capital en Toronto.

En las primeras operaciones en Nueva York, el euro subía cerca de 0,3% a US$1,2973, tras tocar previamente un máximo en dos meses de US$1,3008 en la plataforma electrónica EBS. El rompimiento de la barrera de 1,3000 elevará la resistencia hacia el territorio de US$1,3125, según analistas.

La reciente alza en las tasas de créditos interbancarios en euros ganó velocidad el viernes, impulsada por la fuerte caída en el dinero inyectado por el Banco Central Europeo en los mercados de dinero.

"El euro está subiendo con un bajo volumen, no hay mucha liquidez hoy, pero los rendimientos europeos están subiendo y eso está impulsando al euro", dijo Paul Mackel, director de estrategia cambiaria de HSBC en Londres.

El euro ha subido más de 9% tras tocar un mínimo en cuatro años de US$1,1875 el 7 de junio, al ceder las preocupaciones por la crisis fiscal europea tras exitosas subastas de deuda en Grecia, Portugal y España.

Los operadores siguen de cerca también la paridad dólar/yen ante la posibilidad de que la divisa estadounidense caiga a su menor nivel en 15 años si rompe el mínimo alcanzado en noviembre del 2009, que es de 84,81 yenes según datos de Reuters y de 84,82 yenes en la plataforma electrónica EBS.

El dólar caía 0,9% a 86,71 yenes tras descender hasta un mínimo de 86,53 yenes en la plataforma EBS.

La moneda estadounidense frenó sus pérdidas contra el yen tras conocerse que los precios al consumidor en la mayor economía del mundo cayeron en junio por tercer mes seguido.