Londres. El euro subía este lunes después de que el Parlamento griego aprobó una iniciativa de austeridad que acercó al país a unos fondos de rescate muy necesarios, aunque los participantes del mercado están preocupados por los obstáculos que quedan antes de que se haga efectivo el dinero.

La iniciativa, aprobada en medio de fuertes disturbios, debería permitir que la Unión Europea libere el plan de rescate de 130.000 millones de euros y ayude a Grecia a evitar una moratoria desordenada de su deuda.

Los ministros de Finanzas de la zona euro todavía esperan que Grecia explique cómo ahorrará los 325 millones de euros adicionales que se le exigen antes de aprobar el rescate durante un encuentro previsto para el miércoles. Esto mantendría al euro en rangos acotados.

"Un acuerdo en Grecia por la austeridad siempre iba a ser un impulso de corto plazo para el euro", dijo Paul Robson, estratega de RBS.

"Veremos un movimiento volátil en el euro hasta el miércoles, cuando se reúnan los ministros de Finanzas, y tenemos que ver si lo que Grecia acordó es suficiente para sus acreedores", agregó.

El euro subía un 0,6% a US$1,325, recuperándose de parte de las pérdidas sufridas el viernes y no muy lejos del máximo en dos meses de US$1,3322 alcanzado la semana pasada.

Las alzas de la moneda podrían frenarse en el máximo de la semana pasada y en el promedio móvil de 100 días de US$1,3325.

Robson de RBS estima que el euro operará entre 1,33 y 1,35 dólares en el corto plazo.

Aunque continúa la incertidumbre por el futuro de la crisis europea, la aprobación del plan de austeridad en Grecia llevó a algunos inversores institucionales a reducir sus apuestas contra el euro.

Según cifras del mercado estadounidense, los especuladores monetarios han reducido sus posiciones cortas en euros durante las últimas dos semanas, a 140.593 contratos en la última semana desde el récord de 171.347 alcanzado quince días atrás

El yen, por su parte, caía por la posibilidad de que el Banco de Japón anuncie nuevas medidas de expansión monetaria y por una cifra menor a la esperada sobre el PIB nipón del cuarto trimestre.

El dólar subía levemente a 77,70 yenes, apenas por debajo del máximo en dos semanas de 77,81 yenes alcanzado el viernes.

El Banco de Japón comenzó el lunes su encuentro mensual de política monetaria, el cual durará dos días. Se espera que haga más clara su actual meta de inflación y que se abstenga de aumentar sus compras de activos por ahora.