Londres. El euro tocó un máximo en casi dos semanas frente al dólar y un máximo en seis semanas contra al yen este martes, impulsado por la renovada especulación de que el Banco Central Europeo (BCE) podría tomar medidas enérgicas para aliviar los costos de endeudamiento de España e Italia.

Sin embargo, la incertidumbre sobre cuan efectiva sería la de compra de bonos del BCE y la inquietud ante los problemas económicos y de deuda de la zona euro deberían limitar las ganancias del euro y mantenerlo dentro del rango contra el dólar que ha visto durante gran parte de agosto.

Los rumores de intervención del BCE en los mercados de deuda resurgieron esta semana después de que una revista alemana reportó el fin de semana que la maniobra estaría dirigida a los niveles específicos de rendimiento como parte de cualquier programa de compra de bonos.

El BCE trató de acallar la especulación el lunes, pero los operadores citaron un artículo en el periódico británico The Daily Telegraph que indicó que podía confirmar los reportes de que los expertos del BCE examinan planes para limitar efectivamente los rendimientos españoles e italianos.

El euro subió un 0,5% a US$1,2419, su nivel más alto desde el 7 de agosto y cerca del máximo que tocó el 6 de agosto -de US$1,2444- que registró días después de que el presidente del BCE, Mario Draghi, se comprometió a hacer todo lo necesario para preservar el euro.

Los operadores dijeron que la moneda ampliaba sus ganancias después de atravesar la barrera de resistencia de su promedio móvil en 55 días de US$1,2390, lo que desencadenó órdenes de compra para detener pérdidas por encima de US$1,2400.

"Hay mucha especulación en el momento después del reporte el de fin de semana de la revista alemana (...) todo el mundo está tratando de adivinar lo que el BCE va a hacer", dijo un operador.