Londres.  Las bolsas europeas y el euro se recuperaban levemente el viernes de una ola de ventas provocada por la incapacidad del Banco Central Europeo de satisfacer las esperanzas de los inversores de una acción rápida para hacer frente a la crisis de deuda.

La atención del mercado probablemente pasará desde la política del banco central a las perspectivas de crecimiento, con datos de las nóminas no agrícolas a julio en los Estados Unidos -que serán reportados a las 1230 GMT- que se espera muestren que la creación de empleo sigue en niveles débiles.

"La crisis europea podría pasar a un segundo plano temporal en torno al reporte de los datos de empleo en Estados Unidos, pero sigue siendo el tema dominante frente a los mercados globales", dijo Barclays Capital en una nota.

El índice FTSEurofirst 300 de las principales acciones europeas subía un 0,1% a 1.056,55 puntos, tras perder un 1,2% el jueves, cuando los inversores se sintieron decepcionados por el resultado de la reunión del BCE.

El BCE mantuvo sin cambios las tasas y echó por tierra las esperanzas de una acción inmediata para aliviar los costos de endeudamiento de España y de Italia al indicar que puede volver a comprar bonos, pero sólo bajo condiciones que retrasarían cualquier movimiento por lo menos hasta septiembre.

En reacción al anuncio, el rendimiento del bono español a 10 años subía 14,5 puntos básicos el viernes a un agobiante 7,37%, mientras que los rendimientos del equivalente italiano ganaban 9 puntos básicos a un 6,43%.

El euro estaba bajo presión, pero cotizaba en torno a US$1,22, con un alza de un 0,15%, tras caer cerca de tres centavos, a US$1,2133, por la decepción tras el anuncio del BCE.