Berlín/Davos. Europa dio este viernes señales de una mayor urgencia en torno a la crisis de la zona euro, con la posibilidad de una cumbre especial antes de lo previsto, mientras que Alemania sugirió reformas que podría desear a cambio de ofrecer un mayor respaldo de emergencia.

Con la posición alemana para incrementar el tamaño del fondo de rescate de la zona euro aparentemente suavizándose, fuentes del bloque monetario dijeron que la Unión Europea estaba considerando extender el rescate de los préstamos a Grecia e Irlanda a 30 años, en un intento por acercar posiciones en la crisis de deuda.

Fuentes de zona euro dijeron que la cumbre especial podría realizarse a comienzos de marzo luego de críticas por un lento avance. El canciller austríaco Werner Faymann fue citado el viernes diciendo que existía la necesidad de inyectarle más urgencia a una decisión sobre el aumento de la capacidad del fondo de rescate de la zona euro.

"El problema debe ser resuelto en marzo, cuanto antes mejor", dijo Faymann al Sueddeutsche Zeitung. "Las continuas discusiones sobre esto no son de ayuda".

No estuvo claro si la cumbre especial que se considera para marzo involucraría a los líderes de los países de la zona euro o a toda la Unión Europea, dijeron las fuentes. Sostener un encuentro como ese podría contrarrestar las críticas por la falta de urgencia sobre el tema entre los líderes europeos.

"Estaríamos felices de tener un encuentro como ese porque los preparativos para un paquete más amplio no van tan rápido como algunos quisieran, digámoslo así", dijo una fuente.

"Hay una sensación de que el impulso y urgencia han disminuido, en parte porque las presiones del mercado parecen haber disminuido, incluso si ese no es realmente el caso", agregó la fuente. "No debemos ser complacientes".

Los ministros de Finanzas de la UE acordaron la semana pasada tomarse su tiempo para aumentar el fondo de rescate de la zona euro, en una aproximación de baja velocidad ante el problema encabezada por Alemania, que puede frustrar la paciencia de los inversionistas agobiados por la crisis de deuda.

DOCUMENTO ALEMAN DE DISCUSION

También brotaron el viernes señales de que Berlín podría estar suavizando su oposición a incrementar el tamaño del Fondo de Estabilidad Financiera Europea de 440.000 millones de euros (600.000 millones de dólares).

Un documento alemán de debate de la oficina de la canciller Angela Merkel, visto por Reuters, propone un pacto de la zona euro para mejorar la competitividad, apuntando a los costos salariales de los Estados europeos, las finanzas públicas y los impuestos corporativos.

El documento señala que las medidas más urgentes para mejorar la competitividad deberían acordarse en un paquete que será implementado en un año y que el pacto podría estar fortalecido por sanciones financieras.

Las medidas podrían incluir que otros países imiten la ley de "freno de deuda" de Alemania, fortaleciendo la disciplina fiscal y modificando la edad de retiro, donde Alemania se inclina hacia los 67 años mientras que socios de la zona euro como Grecia y Francia se retiran antes.

Tales sugerencias coinciden con la insistencia alemana de que cualquier impulso al fondo de rescate, como lo propuso el jefe de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, y resistido por Berlín, sea estrictamente en el contexto de un amplio paquete de reformas.

Algunos analistas creen que Alemania podría comprometerse no sólo a fortalecer el fondo de rescate (conocido por sus siglas en ingles EFSF), sino también cobrar tasas de interés más bajas a los países receptores o incluso comprar los bonos de sus gobiernos.

Alemania insiste en que no hay necesidad inmediata para reforzar el fondo, enfatizando más bien la necesidad de medidas preventivas para reducir la deuda pública y los déficits en los países de la zona euro.

Hay diferentes posiciones dentro del Gobierno alemán para expandir el EFSF, donde los demócratas libres, de la coalición de Merkel, se oponen. Pero el líder de ese partido, Guido Westerwelle, indicó el viernes que había espacio para avanzar hacia ese objetivo.

Westerwelle dijo que en su partido no hay tabúes en contra de expandir el fondo de rescate de la zona euro.

"Estamos en medio de un proceso de negociaciones y quiero buenos resultados. Uno no alcanza eso si uno dicta su precio de antemano al público o traza líneas en la arena", dijo al periódico Stuttgarter Zeitung.

Al mismo tiempo, funcionarios de la Unión Europea están considerando extender los préstamos de rescate de la zona euro a Grecia e Irlanda a 30 años, en un intento por contener la crisis de deuda del bloque, dijeron dos fuentes de la zona euro.