Cochabamba. El presidente de Bolivia, Evo Morales, ponderó diversos programas económicos y sociales en Bolivia, con el objetivo principal de beneficiar al pueblo y alcanzar un mayor desarrollo nacional. El eje de la estrategia es recuperar los recursos naturales.

El mandatario afirmó que los gobiernos anteriores impulsaban planes para desalojar a los habitantes de la región de Shinahota para evitar el cultivo de la hoja de coca, además de desmovilizar a los movimientos y organizaciones sociales, como los mineros o los cocaleros, con la llamada relocalización, "que eran en verdad despidos masivos a cambio de dinero".

De acuerdo al presidente de Bolvia, las políticas del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, así como la embajada de Estados Unidos, indicaban que la mejor vía para el desarrollo eran las privatizaciones, pero esa política generó más pobreza en el país.

Morales indicó que desde el inicio de su mandato, en 2006, las reservas internacionales netas han aumentado de US$1.700 millones a poco más de US$9 mil millones. "Una muestra de acertadas políticas económicas", afirmó el mandatario, según informa Prensa Latina.

El presidente boliviano destacó que con los crecientes ingresos generados por los hidrocarburos, el Estado distribuye hace cuatro años el llamado bono "Juancito Pinto", una ayuda económica que ha permitido disminuir de 6% a 2% la deserción escolar en la nación andina.