Que el crédito dinamice la economía panameña, es sinónimo de un sistema bancario saludable y mayores ingresos en la población, pero el uso y concesión sin control ha provocado también un mayor endeudamiento de las personas.

Datos de la Superintendencia de Bancos de Panamá revelan que el saldo de crédito total de consumo a agosto de 2011 era de $5.502,1 millones (US$5.399M), mientras que en igual periodo de 2010 fue de $5.152,5 millones,(US$5.055M) es decir, un crecimiento de 6,7% o $349 millones más.

Las cifras muestran que el alza estuvo apoyada en el aumento de la cartera de consumo personal que totalizó $4.024,2 millones, es decir, que comparado con agosto del 2010, se elevó en $341,8 millones.

Las entidades financieras registran en el renglón de crédito para automóvil un saldo de $650,7 millones a agosto de este año, lo que significa un repunte de $42,5 millones comparado con igual periodo del año anterior, reporta el periódico Panamá América.

Otro sector que lidera el crédito en el país son los préstamos para tarjetas, que acumulan $827.1 millones frente a los $789.2 millones de 2010.

El crédito al consumo, que dentro de la composición del crédito interno al sector privado representa el 20.4%, solo es superado por la demanda de préstamos comerciales (29.3%) y por los hipotecarios (27%).