Buenos Aires. Analistas privados consultados por el Banco Central de Argentina (BCRA) elevaron la estimación de inflación para este país a un 31,8% a fines de 2018, por encima de la cifra del 30% proyectada recientemente por el presidente argentino, Mauricio Macri.

"Para 2018 la inflación (nivel general) proyectada por los participantes subió a 31,8% interanual, al tiempo que la inflación núcleo pronosticada aumentó 2,2 puntos porcentuales hasta 30,4%", reflejó el informe de Relevamiento de Expectativas de Mercado que divulga mensualmente la entidad monetaria.

El nuevo número, correspondiente a los datos del mes de julio, se ubica cerca de dos puntos por encima del presentado en el último informe, cuando se confirmó una suba de precios cercana al 30% para fines del año corriente.

De esta manera, se pronostica una mayor inflación para los cuatro meses siguientes pero una desaceleración de los precios a partir de noviembre y en un período posterior de 24 meses.

"Los analistas esperan que, tras un aumento transitorio, la inflación se reduzca en los próximos meses hasta ubicarse en un 1,8% mensual a partir de noviembre y hasta enero de 2019", refleja el informe.

Los analistas también estimaron que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Argentina será del 0,3% durante este año, cifra que se ubica por debajo del 0,5% reflejado en el informe previo y de las estimaciones del Ministerio de Hacienda y Finanzas hechas en junio pasado

Asimismo, los consultados por el BCRA proyectaron que a fines de 2018 el dólar alcanzará los 30,5 pesos por dólar, lo cual representa un aumento del tipo de cambio nominal del 72,3% interanual, mientras que la proyección para diciembre de 2019 es de 36 pesos por divisa estadounidense.

A mediados de julio, el presidente Mauricio Macri aseguró que Argentina enfrenta una "tormenta" en materia económica pero aseguró que el país retomará la senda del crecimiento a partir del año 2019.

La volatilidad cambiaria acentuada en mayo y que ha llevado a una depreciación del peso argentino de más del 30% frente al dólar, ha registrado una parcial calma desde julio, cuando el tipo de cambio cerró el mes sin variaciones importantes y con tendencia a la baja.