De acuerdo con la Ley de Presupuesto del año 2016, los ingresos tributarios serían $126,2 billones. Este recaudo es efectivo, es decir, descuenta pagos con títulos, devoluciones y compensaciones. La diferencia entre este recaudo estimado por el Ministerio y el Sistema Estadístico de la DIAN, ha sido en promedio de 6,7% en los últimos años.

Debemos señalar que las proyecciones oficiales del recaudo tributario han sido bastante erradas en los últimos años, comenzando por la supuesta neutralidad recaudatoria de la ley 1607 de 2012 con la baja de tarifas y eliminación parcial de parafiscales, a pesar del incremento a la tributación de las personas naturales con el Impuesto Mínimo Alternativo Nacional (IMAN), terminó generando un desequilibrio fiscal cercano a $8 billones. Este faltante que se pretendió cubrir con la Ley 1739 de 2014, buscando obtener $12,5 billones del presupuesto desbalanceado, cubriendo el faltante señalado y restableciendo los ingresos de las rentas temporales que desaparecían en el 2015. (i.e. impuesto al patrimonio, marchitamiento GMF).

Sin embargo en la estimación presupuestal del 2015 hubo errores en la proyección de renta y en el anticipo, manteniendo las deficiencias iniciales, que volvieron a dejar un hueco similar de $5 billones frente a los $12,5 billones de la ley 1739 de 2014 (ver libro Reforma tributaria 2012 y 2014. Ed. Legis).

El Gobierno en el Plan Financiero 2014 estimaba un recaudo tributario para el 2015 de $123,9 billones, sin embargo, para el Plan Financiero 2015 se bajó a $116,8 billones, implicando una disminución de $7,1 billones.

En el Plan Financiero 2015, el Gobierno estimó el recaudo del 2016 en $126,2 billones, que se incluyó en la Ley de Presupuesto, el cual el 24 de diciembre de 2015, en el cierre fiscal y Plan Financiero 2016, presenta una disminución de la meta del ingreso tributario para el 2016 de $4,8 billones, reduciéndolo a $121,8 billones.

Sin embargo, el recaudo en 2016 puede ser menor, si bien se estima que las cuotas del impuesto de renta del sector petrolero disminuyen en el 99,7% y las del sector no petrolero crecerán en un 4,2%; al establecer la tributación CREE y sobretasa, se estima que el sector no petrolero crecerá en un 19,7 %, lo que no es coherente por su base común. Este ajuste implicaría un menor recaudo de $1,5 billones.

Es así como se espera que se proyecten ingresos adicionales de gestión y antievasión de $4 billones. Sin embargo, esto no parece realista, porque la DIAN debe sustituir los recaudos adicionales de las facilidades de pago, conciliaciones y transacciones, que sólo generaron recaudo en el 2015 y superar en 4 billones el ingreso por gestión en el 2015, que en su rendición de cuentas, estimó en 3,4 billones. Esto implicaría que esta actividad fiscalizadora llegue a generar cerca de $10 billones, siendo poco creíble la meta propuesta.

Por lo anterior el ingreso tributario del 2016 puede llegar a $116,2 billones, disminuyendo lo aprobado en la Ley de Presupuesto en $10 billones, que aumentan el déficit fiscal.

La exposición del proyecto de ley de endeudamiento recientemente aprobada amplió el cupo en $40 billones, el Gobierno señaló que en 2016 se destinarían unos $30,9 billones a financiar el déficit, que alcanza en ese año el 3,6% del PIB, siendo el mayor de las últimas décadas.

Esta crítica situación fiscal, se da en medio de un sistema tributario distorsionado, por cuanto la tarifa de tributación llegará al 43 % teórica y una efectiva superior al 50 %, debido a la no deducibilidad del impuesto a la riqueza. De otra parte, la situación económica derivada del comercio exterior, no hacen prever una recuperación de las rentas petroleras, de tal forma que si se requiere cubrir el faltante y obtener nuevos recursos para las víctimas, el posconflicto, la infraestructura y la seguridad social, se deberán obtener con una reforma estructural, si no es así, se terminarán financiando con deuda, en un proceso a corto plazo insostenible, con incremento del déficit fiscal y una inflación disparada.

Mientras se diseña y ajusta la propuesta de reforma estructural y se digiere el informe de la comisión de expertos, para el año 2016 lo sano fiscalmente en buscar recursos frescos, como el aumento de la tarifa del IVA que rige a partir del bimestre siguiente a la ley que la apruebe y no tiene que esperar un año para su aplicación, así como la reglamentación de los aportes a la seguridad social ordenada en el Plan de Desarrollo y finalmente siguiendo lo previsto en la ley de presupuesto 2016 hacer una gran inversión en la Administración Tributaria, que genere mayores recursos con el control a la evasión.

Tributación en cifras

26,2 billones de pesos serían los ingresos tributarios, de acuerdo con la Ley de Presupuesto del año 2016.

123,9 billones de pesos en recaudo estimaba el Gobierno en su Plan Financiero 2014.

99,7 por ciento se estima que disminuyan para el 2016 las cuotas del impuesto de renta del sector petrolero.

4,2 por ciento se estima que crezcan las cuotas de impuesto del sector no petrolero.

30,9 billones de pesos destinará el Gobierno en 2016 para financiar el déficit, que alcanza en ese año el 3,6% del PIB.