Montevideo. Daniel Ferrere, principal del estudio Ferrere y Abogados, cuestionó las modificaciones tributarias que impulsa al gobierno buscando cobrar impuestos a los depósitos y colocaciones de uruguayos en el exterior.

Sin embargo, el experto no tuvo reparos sobre el poder que pasará a tener la Dirección General Impositiva para solicitar a la Justicia el levantamiento del secreto bancario.

En una charla sobre “Uruguay, la OCDE y el impuesto a la Renta”, Ferrere comentó que las modificaciones propuestas -que deberán pasar por el Parlamento- son más relevantes que los cambios que implicó la reforma tributaria de 2007.

A su juicio, Uruguay es un país que grava en exceso a sus ciudadanos y no brinda buenos servicios a cambio

Para Ferrere los cambios tributarios que impulsa el Ministerio de Economía afectarán la confianza que los uruguayos e inversores extranjeros tenían con el gobierno, que tradicionalmente se caracterizó por ser amable y no hostil con los contribuyentes.

También dijo que cambiar la fuente de tributación para pasar de una local a una universal se hace por razones domésticas y no tiene relación con las exigencias de la OCDE para quitar al país de la lista gris de naciones poco colaboradoras en la lucha contra el lavado de activos.