La medida precautoria del Banco de México, de activar las subastas a precio mínimo a partir de este martes en el mercado cambiario, se reflejó en un comportamiento ordenado del mercado, sin embargo, aún es muy prematuro para sacar conclusiones definitivas de los efectos, de la reacción del mercado, debido a que vienen fechas importantes, como la decisión de la Reserva Federal de la próxima semana, advirtió Gabriel Lozano.

El economista en Jefe para México de JP Morgan, subrayó que “hay que ser cautos, para sacar alguna conclusión acerca de la reacción de los mercados, ya que también se prevé que se presente poca liquidez en la segunda quincena de diciembre; después los mercados van a estar atentos ante cualquier evento de riesgo que pudiera provocar un anticipo del inicio de normalización de tasas o algunos otros elementos en el mercado global”.

Gabriel Lozano indicó a Excélsior que ya hay que enfocarse en los pronósticos para el siguiente año, y prevé que la paridad cierre 2015 en 13,40 pesos por dólar.

Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, dijo ayer, tras el anuncio de las subastas, que el mercado cambiario operaba relativamente bien, con una moneda más estable y con margen para su apreciación. Expresó que el peso podría fortalecerse en adelante, al argumentar que se encuentra subvaluado frente al dólar.

Reacción. El Banco de México, al poner en venta dólares en los mercados cambiarios, está actuando con sensatez, persiguiendo en todo momento la estabilidad de los capitales y acrecentando la certidumbre de nuestra moneda en los mercados financieros globales.

Afortunadamente, señalaron con sus matices los partidos políticos: PRI, PAN y PRD en el Senado, se cuenta con un importante nivel de reservas para apoyar esta medida, a la espera de que el mundo modifique paulatina, pero certeramente sus expectativas de corto, mediano y largo plazo.