El economista y profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts, Roberto Rigobón, aseguró que al menos 75% de los productos y presentaciones de alimentos han desaparecido del mercado en los últimos dos años.

Que el índice de escasez de alimentos ha tenido en los primeros meses de 2013 sus picos más altos en años, es algo que reconoce hasta el propio Banco Central de Venezuela (BCV). De hecho, el ente emisor señaló que en enero este indicador alcanzó un máximo de 20,4%, el número más alto desde la crisis de 2007.

Sin embargo, un estudio adelantado por el economista venezolano Ricardo Rigobón señala que el valor real de la escasez alcanza entre 75% y 80%, cifras solo comparables con las estadísticas de países en guerra o que han sufrido algún tipo de desastre natural de gran envergadura.

El profesor en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) dice que aunque el porcentaje parezca una exageración, la medición hecha solo en el área metropolitana de Caracas utiliza una metodología distinta a la empleada por los técnicos del BCV, toda vez que mide la escasez de la totalidad de las presentaciones de un producto determinado.

"De toda la variedad de productos que medimos en los últimos dos años y que han tenido algún cambio de empaque o marca, al menos 75% de ellos han desaparecido", señaló vía telefónica desde Boston, agregando que el programa que dirige hasta ahora lleva a cabo mediciones en 41 países, pero aspira abarcar 86 naciones.

Para explicar la diferencia entre las metodologías empleadas, Rigobón señala que mientras el BCV solo toma en cuenta la presencia de al menos una presentación de un producto como harina precocida de maíz, el programa que dirige determina la presencia de la totalidad de marcas y presentaciones de ese producto.

"Por eso, nuestra medición siempre arrojará resultados superiores a los del BCV. El hecho de que exista un solo tipo de refresco no significa que haya total abastecimiento de refrescos", aclara el economista.

Al respecto, las cifras del Banco Central son mucho más conservadoras, asegurando que en enero pasado -el mes con el nivel de escasez más alto en los últimos cinco años- el indicador alcanzó 20,4%.

No obstante, cifras de encuestadoras privadas contradicen esta información. De hecho, Datanálisis aseguró que la escasez en el primer mes del año superó el 30%; mientras que el Centro de Documentación y Análisis Social (Cendas) de la Federación Venezolana de Maestros reflejó 15,8% de escasez para ese mes.

De acuerdo con el ente emisor, la escasez tuvo una leve mejoría en febrero -último registro disponible- y se ubicó en 19,7% lo cual, no obstante, revela que siguen existiendo fallas de abastecimiento de considerable envergadura.

Precario abastecimiento

Consultado sobre la presencia de alimentos en los anaqueles, Roberto Rigobón afirma que los resultados de la medición señalan que es directamente proporcional al índice de escasez.

"Esto es simple: si la escasez se ubica entre 75% y 80%, el abastecimiento ronda entre 20% y 25%", afirma el experto.

Cabe recordar que de acuerdo con el BCV, el índice de diversidad tuvo un importante repunte en febrero al alcanzar un valor de 120,6 puntos, cifra que no obstante se sitúa como uno de los niveles más bajos reportados en el último quinquenio.

Sin embargo, esta cifra representó un alza de más de 33% respecto al valor alcanzado en enero 2013, cuando el indicador de diversidad registró 90,5 puntos, un valor que habla de serios problemas con la variedad de productos disponibles.