El economista de la Universidad de Chile, Alejandro Alarcón, conversó con el Podría Ser Otra Cosa sobre la revelación que realizó el Banco Mundial sobre la alteración de algunos indicadores en el ranking de competitividad, lo cual perjudicó al país durante la gestión de la presidenta Michelle Bachelet.

Alarcón señaló que “acá hay una dosis de confusión no menor, la cual ha sido promovida por el mismo Banco Mundial. Primero, el economista Paul Romer, que no es cualquier posición en el banco, habló prácticamente de que había un dolo, un engaño de una mal estrategia de mostrar estos resultados y que se había perjudicado a Chile y al Gobierno”.

“Esto no afecta al mayor problema que ha tenido la economía chilena en los últimos años que ha sido la baja tasa de inversión”, agregó.

El economista además sostuvo que “es razonable pensar que esto debería haber sido publicado de una manera secuencia, que si había un cierto metodología anterior, se deberían haber publicado las dos metodologías. Es algo típico que hacen las empresas cuando hay un cambio”.

“Lo grave es que el Banco Mundial haya propiciado un escenario poco prolijo porque no sólo fue Chile, también hay 180 y algo países que fueron afectados por el cambio metodológico”, señaló.