Analistas chinos consideran que las pérdidas que causará el seísmo ocurrido el 20 de abril en Sichuan (centro del país), en el que han muerto 193 personas, tendrán efectos limitados en la economía nacional, aunque algunos aventuran que podrían incluso restar una décima el crecimiento anual del PIB.

La mayoría de los expertos consultados por la prensa oficial aseguran que "no es probable que el desastre perjudique la economía en gran medida, debido a su (pequeña) escala", aunque algunos como Fan Wei, de la consultora pequinesa Hongyuan, piensan que podría suponer una reducción del 7,7 al 7,6% en el crecimiento del PIB a final de año.

Otros analistas rebajan esas predicciones, teniendo en cuenta que la zona más afectada, la municipalidad de Yaan, produce únicamente el equivalente al 0,07% de la economía nacional.

"Las pérdidas en áreas locales no deberían arrastrar al desastre a la economía nacional", destacó el académico Wang Xiaoguang, quien recordó que tampoco el seísmo que la misma provincia sufrió en 2008, de mayor escala (casi 90.000 fallecidos), tuvo grandes efectos adversos en la economía nacional.

Las autoridades no han dado por ahora cifras de las pérdidas económicas del terremoto del sábado, que derrumbó 26.400 viviendas y afectó a dos millones de personas, aunque cálculos preliminares de Barclays hablan de US$1.600 millones, cifra que dista mucho de los daños por el terremoto de 2008 (US$136.000 millones).

Una de las principales preocupaciones, según los expertos, es que el terremoto produzca presiones inflacionarias, ya que se espera que dispare momentáneamente los precios de los alimentos en la zona afectada.

El seísmo ha causado por el momento 193 muertos y 12.211 heridos, aunque las cifras podrían aumentar, ya que al menos hay 25 desaparecidos.

Por ahora se han registrado 4.000 réplicas en la zona afectada, entre ellas cuatro superiores a los 5 grados de magnitud.

China, que sufre seísmos con frecuencia, ha usado en esta ocasión por primera vez drones (aviones no tripulados) y su sistema de posicionamiento geográfico Beidou (la alternativa al GPS estadounidense) en las labores de rescate, atención a afectados y estudio de los daños.