Ciudad de México. Las posibilidades de ver un nuevo incremento en la tasa de interés de referencia del Banco de México (Banxico) se elevarían de manera importante en la primera mitad de 2018, si la autoridad monetaria evalúa que la inflación en el período no está siendo consistente con la trayectoria de convergencia hacia el nivel objetivo de 3.0%, advirtieron economistas de Santander.

Explicaron que la Junta de Gobierno del Banco de México considera que su principal reto es el mantener ancladas las expectativas de inflación de mediano y largo plazo, así como reforzar la tendencia a la baja de los precios.

Por ello, la Junta seguirá estrechamente la evolución de la inflación con respecto a su trayectoria prevista y advierte que “ante la intensificación” de los riesgos que puedan afectar a la inflación, “tomará las acciones correspondientes tan pronto como se requiera” para lograr que la postura monetaria sea consistente con el anclaje de las expectativas de inflación y la convergencia de esta variable hacia la meta de 3.0%, subrayaron en su Indicador Semanal. Se prevé que la primera mitad de diciembre la inflación anual llegue a 6.64%.

A algunos economistas y empresarios les preocupan los aumentos paulatinos de la tasa de interés, actualmente en 7.25%, ya que con ello se eleva el costo del dinero en la economía, y al aumentar los intereses de los créditos se pueden frenar los negocios y a nivel agregado el crecimiento del PIB.

El propio Banxico refiere en un análisis que la tasa neutral de interés de largo plazo del país se calcula actualmente en un rango de entre 4.7 y 6.3% en términos nominales, con un punto medio de 5.5%. La tasa neutral de interés es aquel nivel en el cual no obstaculizaría el crecimiento económico del país.

El estudio denominado Consideraciones sobre la Evolución de la Tasa de Interés Neutral en México, los economistas del instituto central utilizaron tres modelos de estimación y concluyeron que a partir del promedio de los niveles mínimos y máximos obtenidos en cada método, que la tasa neutral de interés de largo plazo se ubicaría entre 1.7 y 3.3% en términos reales, con un punto medio en 2.5%.

Economistas de instituciones financieras del sector privado estiman que la tasa neutral de interés en México, se podría ubicar entre 5.0 y 7.0%, y advierten que sólo tasas mayores a este nivel sí frenarían al crecimiento.

Explican que la tasa neutral de interés es aquella a la cual la economía crece a pleno empleo, es decir, no hay un impulso monetario, pero tampoco una contracción monetaria.

Pero otros expertos comentan que hablar de la tasa de interés neutral es rebuscado y no tiene mucho caso, porque en México no se está en pleno empleo.

Calculan que cualquier alza en la tasa de Banxico sí tiene un impacto en el PIB, ya que un alza en la tasa de 50 puntos base afecta en 0.2% del PIB al crecimiento.

La afectación se daría por dos canales: uno, por el crédito más caro, y otro en el costo del dinero, pues al ser más alto puede frenar proyectos de infraestructura o productivos. Incluso si no se recurre a financiamiento para hacer una inversión, se tiene que descontar una tasa más alta.