La Paz. La demanda interna y la inversión pública continuarán siendo los principales motores del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en Bolivia este año, coincidieron economistas.

El viceministro de Presupuesto y Contabilidad Fiscal del Ministerio de Economía, Jaime Durán, dijo a Xinhua que el buen desempeño de la demanda interna y la recuperación de los precios del petróleo y minerales acompañan el crecimiento de la economía nacional.

"Este año tendremos esta dinámica para continuar en las economías que mejor crecimiento experimentaron en América Latina", agregó.

El gobierno boliviano prevé para este año un crecimiento económico de 4,7%.

De acuerdo con información del Ministerio de Economía, el crecimiento del PIB de Bolivia alcanzó 4,4% en el primer trimestre del año y se ubica como la primera en Sudamérica, por encima de Chile con 4,2% y Paraguay con 4,1%.

Los sectores que más han aportado al crecimiento del PIB en el primer trimestre del año son el agro (6,6%), establecimientos financieros (6,4%), hidrocarburos (6%), construcción (5,7)% y otras industrias (5,1%).

Los sectores que más han aportado al crecimiento del PIB en el primer trimestre del año son el agro (6,6%), establecimientos financieros (6,4%), hidrocarburos (6%), construcción (5,7)% y otras industrias (5,1%).

Durán precisó que los indicadores muestran que el crecimiento no sólo es por el impulso de la exportación de hidrocarburos, sino por el agro, la banca, la construcción e industrias.

"Nuevamente podemos decir que la dinámica interna por inversión del Estado impulsa la economía, son los promotores que mueven la economía en el país", agregó.

Argumentos. El docente del Instituto de Investigaciones Económicas de la estatal Universidad Mayor de San Andrés, Abraham Pérez, coincidió que la expansión económica es impulsada por la inversión pública, la demanda interna y el consumo que se genera con estos dos componentes.

No obstante, manifestó que otros elementos que contribuirán al crecimiento serán las exportaciones dinamizadas por los minerales, hidrocarburos y manufacturas.

De acuerdo con el experto, el modelo económico establecido desde 2006 por el gobierno del presidente boliviano, Evo Morales, ha permitido dejar la dependencia de los precios internacionales de materias primas para crecer y se ha concentrado en la dinámica interna.

Por su parte, el economista y ex funcionario del Banco Central de Bolivia, Luis Ballivián, dijo a Xinhua que al igual que el año pasado, la construcción, los establecimientos financieros, la agricultura y otros tendrán un buen desempeño e impulsarán la economía.

"Pero también los rubros de hidrocarburos y minería han reportado un ascenso por la mejora de los precios internacionales, por lo tanto, se perfila un buen crecimiento de la economía", agregó.

"En Bolivia se tiene la mayor participación de la inversión pública como parte del Producto Interno Bruto (...) los datos superan a los países de la región", agregó.

La política de nacionalización, que devolvió al Estado la propiedad y control de los recursos naturales y de empresas estratégicas, así como la redistribución del ingreso, su reinversión en proyectos productivos y la soberanía sobre la política económica del país protegen a Bolivia de cualquier crisis externa que pueda generar el retroceso de las cotizaciones de las materias primas.

Por cuarto año consecutivo Bolivia se consolidó en 2017 como una de las economías con mayor desarrollo de la región sudamericana, al registrar su PIB una tasa de crecimiento de 4,2%, según el estatal Instituto Nacional de Estadística.