Aparte de las medidas de flexibilización monetaria, existe margen para que China logre un crecimiento más rápido y equilibrado mediante la reducción de la carga tributaria al sector privado, apuntó este lunes una importante firma de inversión del país.

El banco central de China ha recortado las tasas de interés de referencia y el coeficiente de reserva obligatoria en varias ocasiones desde noviembre con el fin de impulsar el crecimiento económico, con un incremento del gasto fiscal.

Sin embargo, la carga tributaria para las compañías se mantiene elevada, y el impuesto sobre la renta de las personas físicas continúa acelerándose a un ritmo más rápido que la tasa de incremento de los ingresos personales o el producto interno bruto nominal, según el último informe de la Corporación Internacional de Capital de China (CICCh).

"La fuerte presión fiscal sobre el sector empresarial chino dificulta la inversión y la innovación. Una carga tributaria elevada es una de las razones importantes por las cuales el sector corporativo se muestra reacio a invertir", dice el documento.

Existe un mayor margen para que el gobierno reduzca la carga fiscal del sector privado a través de un despliegue más eficiente de los ahorros y activos de las empresas de propiedad estatal, según la CICCh.

La economía de China aumentó un 7% interanual en el segundo trimestre, sin cambios con respecto a los primeros tres meses pero por debajo del previo crecimiento de doble dígito, debido a la débil demanda comercial nacional y extranjera.