Los últimos estudios de las fábricas chinas han pintado un panorama aún más pesimista para el crecimiento de la segunda mayor economía del mundo durante el tercer trimestre de este año, que según los expertos seguirá siendo muy moderado.

De acuerdo con la lectura final del Indice de Gerentes de Compras (IGC) del HSBC, publicado este sábado, la actividad manufacturera del país asiático se redujo por el undécimo mes consecutivo en agosto, aunque a un ritmo más lento.

La continua ralentización de la actividad manufacturera en el mercado nacional y el flojo crecimiento del mercado internacional han convencido a muchos expertos de que el crecimiento de China continuará reduciéndose en el tercer trimestre.

Wang Tao, economista de UBS Securities, indicó que el crecimiento del valor agregado de la producción industrial del país caerá a 8,6% en septiembre, frente al 8,9% registrado en agosto y el 9,2% en julio.

Wang prevé que el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) del país se ralentizará a 7,3% en el período julio-septiembre, mientras que Lu Zhengwei, economista en jefe del Banco Industrial, cree que la tasa podría situarse en 7,4%.

Los expertos del Banco de Comunicaciones de China auguraron que los futuros resultados económicos del país mostrarán un incremento de 7,5% en el tercer trimestre de 2012. Sin embargo, la tasa repuntará a  7,8% en el cuarto trimestre.

La economía china aumentó 7,6% durante el segundo trimestre del año, la tasa más baja en más de tres años. El 18 de octubre, el gobierno chino publicará las cifras del crecimiento del PIB del tercer trimestre.