Santiago. Chile ha ido diversificando sus exportaciones en los últimos años y, aunque el cobre sigue siendo su principal producto colocado en el exterior, el resto de mercancías tuvo una expansión de 47,6% en 2013, informó el director de ProChile, Carlos Honorato.

"Los envíos de 2013 (excepto cobre) son históricamente el monto más alto registrado a la fecha", cuyo incremento se ha venido registrando en los últimos tres años, aseguró el representante del organismo oficial de promoción de exportaciones.

ProChile es una institución del Ministerio de Relaciones Exteriores encargada de promover las exportaciones de productos y servicios nacionales, cuya área de investigación es la Dirección de Relaciones Económicas Internacionales.

Honorato explicó que entre 2010 y 2013 las exportaciones chilenas crecieron 9% y pasaron de US$71.109 millones a US$77.367 millones, con una importante participación de embarques no relacionados al cobre.

Hace cuatro años (2010) dichos envíos representaban 42% de las exportaciones totales del país sudamericano, lo que significa que se ha estrechado el porcentaje respecto al metal rojo.

Dijo que ello se debe a los esfuerzos de las empresas locales por diversificar la oferta exportable, a partir de la producción de bienes y servicios con mayor valor agregado y bajo altos estándares internacionales, lo que reduce gradualmente la dependencia de materias primas de exportación.

Por regiones, las ventas chilenas al exterior crecieron un 38 por ciento con destino a Africa y un 24% hacia América del Norte entre 2010 y 2013, lo que reflejó una evolución similar entre los dos tipos de colocaciones: 23%los envíos de cobre y 24% las otras mercancías.

Respecto a los mercados de Sudamérica, Centroamérica y El Caribe, las exportaciones nacionales crecieron 14%, con una evolución dispar entre las colocaciones de cobre, que descendieron 7 por ciento, y las otras, que aumentaron 20% en el mismo período.

Por lo que toca a Asia, Oceanía y Medio Oriente, los envíos chilenos crecieron 7%, impulsados principalmente por embarques diversificados (sin cobre) que crecieron 29% entre 2010 y 2013.

Para Europa, las ventas de cobre registraron una caída de 19% en los últimos tres años, mientras que las otras crecieron 20%.

Los envíos de distintas mercancías (sin incluir cobre) al país asiático crecieron 20% en 2013 con relación a 2012.