Santiago. Septiembre no solo es el mes en que Chile celebrará el Bicentenario, sino que también es el mes en que se firmó el Acuerdo de Asociación Económica (AAE) entre Chile y Japón, y del cual se cumplen tres años.

Con el acuerdo, Chile logró negociar acceso preferencial al mercado nipón, cuya población alcanza los 128.000.000 de habitantes y cuya economía, absorve el 11% de las exportaciones chilenas al exterior, lo cual convierte a Japón en el tercer socio comercial de la nación andina, según un informe elaborado por la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales de Chile (Direcon).

El acuerdo, fue el primero firmado por Japón con un país de América del Sur y en el caso de Chile, se sumó a la serie de tratados firmados con otros países del Asia, como Corea, China e India, permitiendo profundizar su inserción en Asia. 

El intercambio entre ambos países presenta un crecimiento acumulado de 33% los últimos cinco años, con una tasa de crecimiento promedio anual del 6%.

A un año de la entrada en vigencia del acuerdo, el comercio bilateral aumentó 13%, alcanzando US$7.292 millones. Durante el 2009, debido a la crisis financiera internacional, los montos disminuyeron y sumaron US$4.687 millones.

Ya en el primer semestre del 2010, queda en evidencia la recuperación económica, anotando las exportaciones chilenas US$3.175 y un crecimiento anual de 70%, en los envíos a Japón en comparación al primer semestre del año anterior.

Respecto de las exportaciones desde Chile, se puede observar que la positiva evolución del cobre, ha sido relevante para el dinamismo del comercio bilateral este año. De hecho, este tipo de envíos representa 65% del total enviado por la nación chilena durante el primer semestre.

Sin embargo, la participación de las exportaciones No Cobre son también importantes, pues representan casi el 50% del total exportado los últimos cinco años. Una vez firmado el acuerdo, este tipo de envíos pasaron de representar 38% en el 2007 a 45% el año ejercicio anterior.

Las importaciones por su parte, han presentado un creciente dinamismo en los últimos años. Desde la entrada del TLC, el monto total importado en el período 2007-2008 creció 68%. Durante el 2009, debido a la baja actividad económica chilena, los envíos provenientes de Japón disminuyeron casi en 50%, sin embargo, el primer semestre del 2010 presentan una recuperación del 135%.

 Las preferencias arancelarias. El AAE ha otorgado a las exportaciones de Chile amplias preferencias arancelarias, lo que toma gran relevancia si se considera que más del 10% de las exportaciones totales chilenas tienen como destino el país nipón. 

En efecto, los envíos chilenos a Japón pagaron el 2009 un arancel de 0,8%, en comparación al 1,1% que hubieran cancelado de no existir el acuerdo.