Tokio. Las exportaciones de Japón cayeron a su ritmo más rápido en cinco meses en el año a octubre, una cifra peor que la prevista que indicaría más debilidad adelante en momentos en que un yen sólido y un crecimiento global vacilante pesan sobre la economía nipona.

Aunque la economía japonesa se expandió un 1,5% en el trimestre anterior, rebotando desde la recesión desencadenada por el terremoto de marzo y una posterior crisis nuclear, se espera una fuerte desaceleración en el período de octubre a diciembre.

Fuertes inundaciones en Tailandia, una importante base de manufactura para muchos exportadores japoneses, se sumarían a los reveses globales que enfrenta la tercera mayor economía del mundo.

Las exportaciones cayeron un 3,7% el mes pasado desde el mismo período un año atrás, mucho más que el declive de un 0,3% previsto por economistas. Los datos siguen la advertencia del banco central de que los problemas de deuda soberana en Europa ya están dañando a Japón.

La caída en octubre sigue una pérdida de un 2,3% en septiembre y es la mayor desde un retroceso de un 10,3% en mayo, con los envíos de semiconductores y otros productos electrónicos bajando debido a la fortaleza del yen.