Tokio. Las exportaciones de cobre refinado de Japón cayeron 19% interanual en mayo, a 49.248 toneladas, mientras que la participación de China se redujo a 41% desde cerca de 50%que había registrado en abril.

El recorte estuvo en línea con los datos publicados recientemente por China sobre los arribos de cobre refinado a sus puertos, que reflejaron una merma del 9,7% en mayo respecto de abril para concretar su segunda caída mensual consecutiva.

Si se considera la medición diaria, considerando que mayo es un mes más largo, la baja es de 13%, según la información del Ministerio de Finanzas.

La demanda de cobre, usado desde la construcción hasta en la fabricación chips, es empleada para evaluar el ritmo de la actividad económica.

Taiwán, Indonesia y Tailandia también son mercados clave para el cobre japonés.

Los embarques japoneses de productos de cobre se recuperaron gradualmente desde enero de 2009, cuando la demanda por el metal se desplomó debido a recortes en las compras de las automotrices, mientras se debatían en medio de la crisis financiera global.

La demanda doméstica de cobre de Japón se recuperó en 80% aproximadamente de los niveles previos a la crisis, pero la persistente presión deflacionaria y la lentitud que muestra la actividad de la construcción están ensombreciendo el panorama.