Pasar al contenido principal
Falta voluntad para cerrar acuerdo entre UE y el Mercosur
Martes, Julio 26, 2011 - 08:16

La negativa para cerrar un acuerdo de libre comercio entre ambos bloques, es atribuible a la falta de la entidad sudamericana, sobre todo a pretextos (de Brasil y Argentina) por el tema agrícola, dijo el presidente de la Euro-Lat, José Ignacio Salafranca.

El eurodiputado español mantuvo la semana pasada una reunión con periodistas latinoamericanos que participaron de un seminario sobre la política comercial de la Unión Europea, en Bruselas. “Estamos negociando un acuerdo con el Mercosur, que es de una importancia extraordinaria, y nosotros creemos que ha llegado el momento de presentar propuestas. Este acuerdo tiene algunas dificultades, fundamentalmente concentrados en el sector agrícola, que no se refieren a más del 10% de los intercambios, pero entendemos que este acuerdo de asociación sería realmente trascendental para impulsar las relaciones políticas, comerciales y de inversiones entre ambos bloques”, expresó el europarlamentario.

Consultado sobre el tema agrícola, que ha sido el principal, si no es el único obstáculo para un acuerdo definitivo, Salafranca expresó que en un 99% el Parlamento europeo se ha manifestado, a través de distintas resoluciones, en favor de concluir el acuerdo con Mercosur “en los mejores tiempos posibles”. “Cuando la oferta negociadora fracasó en el 2004, la UE hizo una propuesta para liberalizar el 100% de las exportaciones de productos industriales en el mercado de la Unión, y el 84,75% de los productos agrícolas. El problema es ese 13,25%, que son productos como la carne, la leche y cereales”, dijo.

Dura posición. Preguntado qué pasó con la resolución de la Comisión de Agricultura, aprobada por unanimidad hace algunos meses, y que fue muy duro con Mercosur, el legislador español contestó: “Primero, la comisión solicitó (inclusive) la suspensión de las negociaciones, pero eso no prosperó. Tampoco el informe fue aprobado por unanimidad. Los miembros de esta comisión aprobaron un proyecto de resolución donde veía solamente la perspectiva agrícola, pero la perspectiva del acuerdo de asociación hay que mirarlo en su conjunto”.

Reconoció, no obstante, que las argumentaciones de los agricultores europeos “son muy respetables”, y que él, como diputado designado por España, está obligado a defender los intereses de sus agricultores.

Cambios. Salafranca recordó que, en ese contexto, está la Política Agrícola Común (PAC), que nació en un momento muy particular del devenir histórico de Europa: tras la Segunda Guerra Mundial, cuando había una carestía muy grande de alimentos, y tenía el propósito de fijar unos precios mínimos a sus agricultores y de asegurar el abastecimiento. “Evidentemente, ese escenario de la posguerra ha evolucionado, tenemos excedentes agrícolas y, por lo tanto, la Unión Europea se ha trazado el objetivo de ir normalizando su política y abrazando nuevas condiciones de mercado, de tal manera que nuestros precios se vayan alineando a los valores mundiales, en el marco de los principios de la libre competencia. Además, estamos transitando de una agenda bilateral a una global, en cuyo contexto América Latina y la UE deben tener un diálogo político muy determinado para abordar temas como la crisis económica, la lucha contra el crimen organizado, el terrorismo, el narcotráfico, la preservación del medio ambiente y recursos naturales, etc.

Autores

ABC Color (Paraguay)