Roma. Los precios mundiales de los alimentos subieron levemente en septiembre, aproximándose a los niveles alcanzados durante la crisis alimentaria del 2008, dijo este jueves la FAO, recortando marginalmente sus previsiones de producción mundial de cereales.

La peor sequía en más de 50 años en Estados Unidos envió los precios del maíz y la soja a niveles récord durante el verano boreal, y, junto con la sequía en Rusia y otros países exportadores del Mar Negro, elevó los temores de una nueva crisis.

El índice de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por su sigla en inglés), que mide los cambios mensuales en precios de una cesta conformada por cereales, oleaginosas, productos lácteos, carne y azúcar, promedió 216 puntos en septiembre, 3 puntos al alza desde la lectura en agosto, dijo la FAO en su actualización mensual.

El aumento refleja principalmente alzas en los precios de los productos lácteos y de la carne, con más aumentos contenidos para los cereales, dijo la FAO.

La agencia con sede en Roma dijo que había recortado su previsión mundial de producción de cereales para el 2012 en un 0,4%, a 2.286 millones de toneladas, desde una estimación anterior de 2.295 millones de toneladas, debido principalmente a una menor cosecha de maíz en las partes centrales y del sudeste de Europa, donde los rendimientos han sido afectados por una sequía prolongada.