El presidente de la Reserva Federal de Dallas, Richard Fisher, buscó este lunes dar más peso a su oposición a un nuevo estímulo monetario, con la publicación de un documento de un reconocido economista que critica la política ultraexpansiva.

Fisher, que este año no tiene derecho a voto en la comisión de política monetaria de la Fed, dijo que él pidió la elaboración del documento "para informarme en mi capacidad como miembro del Comité Federal de Mercado Abierto".

Llamando "esclarecedoras" a las conclusiones del documento de 45 páginas, Fisher se centró en su argumento de que el dinero barato no es efectivo para impulsar el crecimiento y de hecho perjudica a la economía al alentar que los gobiernos tengan una "conducta imprudente", como el endeudamiento excesivo.

Cuando los bancos centrales utilizan la política monetaria expansiva para comprar tiempo para políticas como la reducción de deuda, que son mejores para impulsar el crecimiento sostenido, "persiste el peligro de que la política monetaria ultraflexible sea considerada indebidamente como suficiente para lograr esos fines", dijo el economista jefe del Banco de Pagos Internacionales, William White, en el documento.

"Los argumentos presentados en este documento por lo tanto implican lógicamente que la política monetaria debería ajustarse, independientemente del estado actual de la economía, porque los beneficios esperados a corto plazo de las políticas monetarias ultraflexibles son contrarrestados por los costos de largo plazo", dijo.

Elevar las tasas de interés sería algo doloroso, pero eso podría ser hacia donde los bancos centrales de las economías desarrolladas "se dirigen ahora, sin contar la vigorosa búsqueda de los gobiernos" que aplican políticas no monetarias para alentar la expansión dijo White.

Fisher, quien ya ha hablado antes en contra de un mayor estímulo monetario, dijo en mayo que aun no había llegado el momento para un ajuste. El lunes, un portavoz dijo que esa opinión no había cambiado.

En el último encuentro del banco central estadounidense, muchos de sus responsables creyeron que una nueva ronda de alivio probablemente sería necesaria "bastante pronto" a menos que mejoren las condiciones económicas, de acuerdo con las minutas.

Los inversores están atentos a un discurso que dará el jefe de la Fed Ben Bernanke el viernes para tener indicios sobre cuán cerca podría estar un nuevo alivio monetario.