Jackson Hole. Un intento de la Reserva Federal de Estados Unidos por bajar más las tasas de interés de largo plazo a través del reequilibrio su portafolio probablemente no tendría mucho impacto, dijo este jueves el presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard.

Se espera que el presidente de la Fed, Ben Bernanke, plantee la posibilidad de ajustar el balance de la Fed para darle más pesos a los activos a largo plazo en un muy esperado discurso este viernes en Jackson Hole, Wyoming, donde banqueros centrales y economistas líderes se juntan en una reunión anual organizada por la Fed de Kansas City.

Una estrategia que apunta a reducir las tasas de interés de deuda de madurez a mayor plazo, algunas veces llamada un operación de cambio, ayudaría a reducir los costos de endeudamiento de las empresas, dicen economistas.

Pero Bullard dijo que ve poco impacto por tal medida.

"Una operación de cambio no tendría un gran efecto", dijo Bullard a Reuters Insider en una entrevista. "Ha sido analizado muchas veces, y el tenor general de esos análisis es que no tendría un gran efecto", agregó.

Bullard, quien es considerado como una figura de centro en el espectro de expertos concentrados en la inflación o en el crecimiento, dijo que el banco central de Estados Unidos tiene mejores alternativas. La principal de ellas es la compra de bonos, que ha mostrado su efectividad para aliviar las condiciones monetarias.

La Fed recortó las tasas de interés a corto plazo hasta casi cero en diciembre del 2008 y desde entonces ha comprado US$2,3 billones en activos a largo plazo para impulsar la economía.

Anteriormente este mes el panel de política de la Fed indicó que era probable mantener las tasas fijas por los próximos dos años debido a una recuperación en la que los riesgos están aumentando.

Bullard, quien este año no tiene derecho a voto en el panel de política de la Fed este año, dijo que el organismo está listo para aliviar aún más la política monetaria si la economía se debilita más o aumenta el riesgo de deflación.

Bullard, sin embargo, sostuvo que habría discrepado de la decisión del banco central del 9 de agosto de congelar las tasas de interés a corto plazo hasta mediados del 2013, porque cree que la política de la Fed debe ajustarse a medida que aparecen nuevos datos.

"La política debería hacerse según el estado de la economía, no por el estado del calendario", declaró Bullard.

Establecer una fecha seguro encasilla a la Fed, dijo.