Washington. La Reserva Federal dijo este martes que la recuperación de la economía estadounidense aún era demasiado lenta como para generar una baja del desempleo, reiterando su compromiso con un programa de alivio cuantitativo de US$600.000 millones para estimular el crecimiento.

En un encuentro donde hubo muy poca mención a los recientes datos económicos sólidos, la Fed describió la expansión como "continuando", una modesta mejora desde su descripción de noviembre, cuando dijo que la recuperación era "lenta".

Además, dejó estables las tasas de interés en cerca de cero.

Mientras que el encuentro probablemente permitió analizar el panorama económico frente a los efectos de una propuesta para extender una esquema de recortes de impuestos, la Fed destacó que las medidas de inflación seguían inclinándose a la baja desde su última reunión.

"La recuperación económica está continuando aunque a un ritmo que ha sido insuficiente para llevar a la baja el desempleo", dijo la Fed en un comunicado emitido tras concluir su encuentro de política monetaria.

El presidente de la Fed de Kansas City, Thomas Hoenig, nuevamente se opuso a la decisión.

La Fed lanzó en noviembre un controversial programa para la compra de US$600.000 millones en bonos del Tesoro a largo plazo hasta mediados del próximo año para respaldar una débil recuperación económica que no ha logrado generar empleos de manera sustancial.

Llamada alivio cuantitativo 2 por ser la segunda ronda de estímulo de la Fed, la iniciativa fue atacada por críticos preocupados de que desatara devaluaciones competitivas de las monedas al disminuir el valor del dólar o que sembrara el riesgo de que estallaran presiones inflacionarias.

Desde que el banco central lanzó el programa, los datos sobre la economía han sido mejores. Sólidas cifras sobre las ventas minoristas en noviembre sumaron evidencia el martes de que la recuperación gana fuerza.

Adicionalmente, un acuerdo entre la Casa Blanca y legisladores republicanos parta extender los recortes impositivos de la era Bush incluyó a una sorpresiva reducción en los impuestos de las nóminas, lo que suministra un impulso inesperado para la economía.

Los funcionarios de la Fed probablemente evaluaron una fuerte alza de las tasas de interés a largo plazo, algo que va en contra del objetivo de la Fed con la compra de activos, que tiene como fin bajar el costo del endeudamiento. Los rendimientos de los bonos referenciales a 10 años están en niveles máximos no vistos desde mayo.

Pese a las señales de que la recuperación habría ganado fuerza, el desempleo se ha mantenido cercano a 10% por muchos meses y la inflación subyacente a 12 meses ha estado en mínimos.