Stoun Mountain. La economía de Estados Unidos sigue estando demasiado frágil como para que la Reserva Federal comience a subir las tasas de interés, dijo este miércoles el presidente de la Fed de Atlanta, Dennis Lockhart.

Lockhart reiteró que la Fed completará su programa de compras de bonos por US$600.000 millones, de acuerdo a lo programado, a fines de junio, agregando que no había visto evidencia contundente como para suspender el programa.

Cuando se le preguntó sobre las señales que mostraron las minutas del último encuentro de la Fed, de que algunos de sus colegas habían comenzado a pensar sobre un alza de las tasas de interés antes de que finalice el año, Lockhart dijo que por el momento no estaba inclinado a pensar que eso sea necesario.

"Todavía hay un grado de fragilidad para definir cómo está evolucionando esta recuperación", dijo Lockhart a periodistas. "Sencillamente, pienso que aún no es el momento correcto para revertir el curso" de las políticas del banco central.

La economía estadounidense se expandió 3,1% en el cuarto trimestre de 2010. El desempleo, mientras tanto, se ha reducido rápidamente en meses recientes pero permanece en un elevado 8,8%.

Al señalar que la inflación todavía no era una gran preocupación, Lockhart sostuvo que la reciente alza en los precios era en realidad un resultado deseado por los funcionarios, muchos de los cuales han expresado preocupación sobre el potencial de una espiral deflacionaria a fines de este año.

Haciéndose eco del presidente de la Fed, Ben Bernanke, Lockhart dijo que el alza reciente en los precios de las materias primas se debía a factores de oferta y demanda, más que a la política monetaria expansiva de la Fed. Muchos funcionarios de países emergentes han criticado a la Fed por estimular un fuerte flujo de capitales hacia los activos y monedas de las economías en desarrollo.

Lockhart dijo que esperaba que los precios de las materias primas se estabilicen y que la tendencia de la inflación subyacente se mantenga contenida.

"Las cifras subyacentes están todavía de alguna manera por debajo de lo que pienso es la meta informal del consenso del comité (de política monetaria de la Fed) de cerca del 2%", afirmó Lockhart, refiriéndose a la lectura de inflación que excluye los precios de alimentos y energía.

"Las expectativas de inflación en el corto plazo están reflejando los movimientos de los precios de la gasolina y han subido algo", agregó. "Pero a largo plazo se ven más estables y en un área que creo es saludablemente razonable", afirmó.

Lockhart expresó también que aún no ha definido una visión exacta sobre cómo retirar las medidas de alivio monetario, pero afirmó que la Fed consideraría "muy seriamente" la propuesta de una estrategia de salida más bien agresiva del presidente de la Fed de Filadelfia, Charles Plosser.

Sostuvo que una medida que los funcionarios del banco central podrían tomar sería dejar de reinvertir lo recaudado por el vencimiento de los bonos hipotecarios en bonos del Tesoro, como se hace actualmente.