Nueva York. Autoridades de la Reserva Federal de Estados Unidos están evaluando modestas formas para impulsar la economía del país en medio preocupaciones de que las condiciones empeorarán, informó el Washington Post.

El diario atribuyó la información a James Bullard, presidente del Banco de la Reserva Federal de St. Louis, y a Eric Rosengren, presidente del Banco de la Reserva Federal de Boston.

En momentos en que la tasa de interés clave de corto plazo ya se ubica cerca de cero, los funcionarios de la Fed no son partidarios de inyectar grandes cantidades de efectivo en la economía, como ocurrió durante la crisis financiera, pero lo reconsiderarían si la situación empeora, agregó el periódico.

Entretanto, las autoridades están evaluando estrategias modestas, como el endurecer el lenguaje en las declaraciones de política monetaria al afirmar que la tasa de interés de la Fed probablemente continuará "excepcionalmente baja" por un "período prolongado", según el diario.

"Si la situación económica cambia, la política debería reaccionar", dijo el miércoles Bullard al diario.

Otra estrategia sería reducir del 0,25% a cero la tasa de interés que se paga a los bancos por el dinero adicional que mantienen en sus reservas en la Fed, lo que daría a los bancos más incentivos para prestar dinero a los clientes, sostuvo el periódico.

Una tercera opción sería comprar suficientes valores nuevos de hipotecas para reemplazar a los que están en la hoja de balance de la Fed que son pagados a medida que la gente refinancia sus préstamos hipotecarios, sostuvo el Washington Post.

"Creo que tenemos una variedad de herramientas disponibles y no deberíamos descartar ninguna", afirmó Rosengren al diario. "Si estamos incómodos con el tiempo que nos tomará lograr nuestro mandato dual