Washington. La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos decidió mantener sus tipos de interés cercanos a cero y recortar de nuevo su programa de estímulo monetario en US$10.000 millones mensuales, informó el banco emisor nada más finalizar su reunión de dos días.

Los miembros del Comité del Mercado Abierto de la Fed decidieron rebajar el programa de compra de bonos y valores hipotecarios a US$35.000 millones mensuales.

Además, la Reserva Federal redujo las previsiones de crecimiento de la economía estadounidense para 2014 de entre 2,2% y 2,3% al entre 2,1% y 2,3%, mientras que espera comenzar a subir los tipos de interés a partir de mediados de 2015, y en 2016 a un ritmo más rápido de lo previsto anteriormente.

Para finales de 2015, la Fed espera que los tipos de interés estén en el 1,25%, por encima del 1% que calculaba anteriormente, y en el 2,5% para finales de 2016, por encima del 2,25% previo.

La Fed considera que el consumo de los hogares se está recuperando y la inflación se mantiene estable, pero por debajo de los objetivos del 2% que se ha marcado el banco central estadounidense.

Los miembros del comité consideraron que a partir de 2015 la economía estadounidense crecerá de manera más sólida y el desempleo seguirá bajando del 6,3% actual, lo que permitirá volver a subir los tipos de interés, que están cerca del cero % desde 2008.

El volumen de compra de bonos se sitúa con la nueva rebaja de US$10.000 millones en los US$35.000 millones mensuales, frente a los 85.000 millones iniciales que se decidió en el momento del lanzamiento del programa de estímulo.

Desde finales de 2013, cuando el anterior presidente de la Fed, Ben Bernanke, dio inicio a la retirada progresiva de la multimillonaria inyección de liquidez, el banco central ha moderado el estímulo a un ritmo de US$10.000 millones mensuales en cada una de sus cuatro reuniones efectuadas hasta ahora.

La actual presidenta de la Fed, Janet Yellen, explicará en rueda de prensa hoy las perspectivas para la política monetaria estadounidense ante el débil crecimiento, que ensombrece la leve mejora de los datos de inflación y la reducción de desempleo.