Hong Kong. La Reserva Federal de Estados Unidos no debería "comprometerse demasiado" con una política monetaria ultra flexible que ha servido bien a la economía en los últimos años, pero que podría no ser siempre apropiada, dijo este viernes un funcionario de alto rango de la Fed.

"Algunas medidas adicionales que se podrían adoptar en este momento podrían tener efectos más adelante en el futuro, en un ambiente de continua mejoría y reparación de la economía de Estados Unidos", dijo el presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, en comentarios preparados para la Conferencia de Inversión en Asia de Credit Suisse en Hong Kong.

"Comprometerse demasiado con una política ultra flexible podría tener consecuencias perjudiciales para Estados Unidos, y por extensión, para la economía mundial", agregó.

La Fed ha mantenido sus tasas de interés cerca de cero desde diciembre del 2008 y ha comprado US$2,3 billones en bonos para estimular el crecimiento. En su reunión de marzo, la Fed reiteró su postura de que el débil crecimiento requerirá mantener las tasas cerca de cero hasta fines del 2014.

Bullard dijo que espera que la economía de Estados Unidos crezca cerca de un 3% este año, un ritmo no muy alto pero que podría ser suficiente para reducir el desempleo, sostuvo. El desempleo de Estados Unidos alcanzó un 8,3% en enero.

En tanto, la inflación ha subido a pesar del opaco crecimiento económico, refirió, sugiriendo que la Fed podría no tener mucho espacio para flexibilizar su política sin disparar la inflación, como muchos creen.

"La discusión hoy tiene una espeluznante similitud a la de la década de 1970, cuando muchos afirmaban que la brecha de la producción era amplia y que la política monetaria debía seguir siendo agresiva para cerrar la brecha", afirmó Bullard.

"El resultado fue una debacle inflacionaria mundial que se controló completamente después de décadas", agregó.