St. Paul, EE.UU. Los obstáculos derivados del colapso de la búrbuja inmobiliaria desacelerarán la economía de Estados Unidos este año, manteniendo el crecimiento más cerca del 3% que del 4%, dijo este jueves un funcionario de alto rango de la Reserva Federal.

Si bien el 2011 será mejor que el 2010, el ritmo de la recuperación no será lo suficientemente rápido como para reducir la elevada tasa de desempleo, dijo el presidente de la Fed de Minneapolis Narayana Kocherlakota en un discurso pronunciado en el campus Twin Cities de la Universidad de Minnesota.

Kocherlakota cree que la tasa de desempleo se mantendrá sobre el 9% durante el resto del año. "Aún más preocupante", se mantendrá sobre el 8% hasta fines del próximo año, dijo en el discurso, que a grandes rasgos reiteró lo que dijo el 11 de enero en Madison, Wisconsin.

La tasa de desempleo de Estados Unidos estaba en un 9,4% en diciembre, y economistas estimas que subió a un 9,5% en enero. El gobierno reportará la tasa de empleo en la mañana de este viernes como parte de su reporte de nóminas de pago mensuales.

Kocherlakota declaró que no hay nada en el actual ambiente de política que le alarme sobre las burbujas.

"Nada en el actual ambiente de política hace que me preocupe sobre eso", dijo Kocherlakota a su audiencia en la Universidad de Minnesota, donde dirigió el departamento de economía antes de asumir su trabajo en el menor banco regional de la Fed.

El dijo que le preocupa la idea de que "este momento es diferente", agregando que cree que es demasiado fácil que las personas se involucren en un pensamiento grupal respecto a que las alzas de los precios pueden continuar de manera indefinida.

Kocherlakota dijo que la inflación es demasiado baja, pero sostuvo que es "optimista" de que aumentará este año, aunque él ve que se mantendrá por debajo del objetivo informal de la Fed del 2%.

La visión moderada de Kocherlakota sobre el camino de la recuperación de la economía coincide con la del presidente de la Fed, Ben Bernanke. Anteriormente este jueves, Bernanke delineó un panorama de la economía más optimista de la economía de lo que lo había en apariciones anteriores, pero dejó claro que cree que se necesita de la ayuda del banco central estadounidense.

Kocherlakota, quien es un miembro con derecho a voto del panel de política de la Fed este año, ha dicho que respalda la más reciente ronda de compra de bonos por US$600.000 millones diseñada para revitalizar la economía, que debe extenderse hasta junio.

Los expertos que buscan el control de la inflación en el panel, entre los que suele considerarse a Kocherlakota, han advertido que el programa de compra de bonos podría sembrar las semillas de futura inflación.

Pero Kocherlakota reiteró este jueves su postura de que hay poca evidencia de que el actual programa lo esté haciendo. Los pequeños cambios respecto a su discurso anterior sugieren que está aún más optimista frente a la amenaza de la inflación que antes.

Kocherlakota dijo en enero que los modelos de la Fed de Minneapolis sugieren que la inflación este año alcanzaría entre un 1,5% y un 2%, mientras que este jueves sostuvo que el modelo apunta a sólo un 1,5% de inflación.