Praga. Las autoridades monetarias de Estados Unidos podrían no estar dispuestos ni ser capaces de esperar a que todas las incertidumbres globales se resuelvan antes de comenzar a normalizar su política monetaria, dijo e martes el presidente del Banco de la Reserva Federal de St. Louis, James Bullard.

Tales problemas incluyen la tensión política en Oriente Medio y el norte de Africa, las consecuencias del terremoto y tsunami en Japón, la crisis de deuda soberana en Europa y la situación fiscal estadounidense y la posibilidad de que el gobierno quede sin recursos, dijo Bullard en un discurso en la capital checa.

"El proceso de normalizar la política, incluso una vez que comienza, todavía dejará una política expansiva sin precedentes sobre la mesa", dijo Bullard, quien no tiene derecho a voto en el consejo de política monetaria de la Fed este año.

"El FOMC podría no estar dispuesto ni ser capaz de esperar a que todas las incertidumbres globales sean resueltas para comenzar a normalizar la política", agregó, en referencia al Comité Federal de Mercado Abierto.

Aún así, agregó que la perspectiva más probable era que los cuatro principales riesgos sean resueltos "sin que se conviertan en choques macroeconómicos globales".

Bullard, visto como de centro en el espectro de simpatizantes y opositores a las agresivas medidas de la Fed para impulsar a la economía, explicó que las perspectivas de crecimiento de su país habían mejorado desde el verano boreal pasado y que una economía que mejora 18 meses después de una recesión era "fuertemente positiva".

Bullard dijo el sábado que la Fed debería considerar reducir su programa de compras de bonos de US$600.000 millones dados los sólidos datos de la economía.

El lunes, altos miembros de la Fed comentaron que la economía estadounidense aún necesitaba apoyo del programa de compras de bonos de la Fed, aunque algunos apuntaron a que las recientes escaladas en los precios de los combustibles y los alimentos probablemente duren poco.

La Fed, que ha mantenido las tasas de corto plazo cercanas a cero desde diciembre del 2008, ha estado adquiriendo bonos del Tesoro desde noviembre para presionar a la baja a los costos del crédito de largo plazo y mantener el ritmo de recuperación de la mayor economía del mundo.

Está previsto que el programa termine en junio.

En su discurso en Praga, Bullard dijo que la política monetaria no podía mantenerse ultra-expansiva indefinidamente.

"La discusión de la normalización de la política estadounidense probablemente será el tema clave del 2011", dijo Bullard.

El consejero de la Fed sostuvo además que esperar demasiado tiempo para endurecer la política monetaria podría producir "un montón de inflación" en Estados Unidos y el resto del mundo.