Washington. Tras sufrir más de un año de maltratos por su papel en la crisis financiera, la Reserva Federal se prepara para resurgir con su poder relativamente intacto mientras los legisladores estadounidenses finalizan una amplia revisión a las regulaciones financieras.

Mientras las elecciones legislativas de noviembre se acercan, los demócratas a cargo del proceso dicen que los proyectos de la Cámara de Representantes y el Senado están relativamente cerca.

Los legisladores oficialistas buscan terminar de limar diferencias en las dos versiones para el 24 de junio, para que el presidente Barack Obama pueda firmar el proyecto de reforma y convertirlo en ley para principio de julio.

Este miércoles, los negociadores de la Cámara y el Senado darían marcha atrás con medidas que expondrían la política monetaria de la Fed a escrutinio y harían que uno de sus máximos funcionarios sea elegido por decisión política.

La comisión se reunirá a las 11.00 hora local (1500 GMT) para llevar adelante su segundo día de trabajo.

La Fed ha admitido que estaba satisfecha de sí misma por sus labores de supervisión antes de la crisis financiera 2007-2009 que provocó la peor recesión en décadas.

Si bien la Fed ha soportado duros ataques de legisladores, gran parte del malestar podría haberse disipado tras la confirmación de Ben Bernanke en enero pasado.

Si bien la Fed ha soportado duros ataques de legisladores, que dicen que está muy cerca de los bancos que regula, gran parte del malestar podría haberse disipado luego de que su presidente, Ben Bernanke, debió transpirar para ser confirmado en una votación en el Senado en enero.

Bancos enfrentan límites. Los congresistas demócratas que integran la comisión reformadora dijeron el martes que descartarían una norma incluida en su versión del proyecto que habría abierto la política de tasas de interés de la Fed a auditorias legislativas.

Asimismo, expresaron que tratarán de dejar afuera un aspecto del proyecto del Senado que permitiría que el presidente de Estados Unidos, en lugar de los bancos, nombre al titular de la Fed de Nueva York.

Ambas iniciativas socavarían la independencia de la Reserva Federal, según argumentan sus funcionarios.

La comisión también debe resolver disputas acerca de cómo limitar las riesgosas actividades de los bancos, cómo proteger a los consumidores, y si se deben limitar los cargos por transacciones con tarjetas de crédito.

Los bancos están presionando para limitar el impacto de una propuesta que limitaría sus capacidades para hacer negocios con sus propias cuentas e invertir en fondos privados y de cobertura. Pero sus perspectivas de éxito parecen estar desapareciendo.

Victorias. El miércoles, los congresistas demócratas esperan elevar el estándar de protección al cliente para corredurías que ofrecen asesoría financiera al nivel que ahora se les exige a los consejeros de inversión.

Pero la normativa que se refiera ala Fed posiblemente atraiga el mayor interés.

La Reserva Federal se ha anotado ya varias victorias a medida que la reforma financiera avanzaba en el Congreso.

Por ejemplo, doblegó al Senado en su intento el mes pasado de quitar la Fed la supervisión de bancos más pequeños y parece lista para surgir como el más poderoso regulador financiero cuando las reformas estén completadas.