Pasar al contenido principal
Fed pondrá a prueba fusión de grandes corporaciones
Domingo, Septiembre 18, 2011 - 11:00

La Fed realizará la primera de tres audiencias nacionales el martes sobre el acuerdo de U$9.000 millones, que observadores describen como un caso de prueba sobre cómo verá el gobierno estadounidense las fusiones de grandes bancos tras la crisis financiera del 2007 al 2009.


Washington. Grupos de consumidores buscarán la semana próxima convencer a la Reserva Federal de que la aprobación de la fusión entre Capital One Financial Corp y la unidad de banca online de ING Groep NV demostraría que la premisa "demasiado grande para caer" persiste.

La Fed realizará la primera de tres audiencias nacionales el martes sobre el acuerdo de U$9.000 millones, que observadores describen como un caso de prueba sobre cómo verá el gobierno estadounidense las fusiones de grandes bancos tras la crisis financiera del 2007 al 2009.

Durante la crisis, los contribuyentes estadounidenses extendieron préstamos por miles de millones de dólares a grandes bancos cuya quiebra habría hecho colapsar el sistema financiero.

La ley de supervisión financiera Dodd-Frank del año pasado no obliga a los reguladores a dividir a los grandes bancos, pero les instruyó vigilar muy de cerca futuras fusiones.

Capital One sería el séptimo mayor banco de Estados Unidos, con más de US$320.000 millones en activos, si adquiere a ING y la unidad de crédito empresarial de HSBC Holding Plc, como anunció en agosto, según SNL Financial.

"Una cosa es que un banco de US$20.000 millones quiebre. Sentiremos una oleada, habrá apretones de manos", dijo John Taylor de National Community Reinvestment Coalition, quien ha liderado la acusación contra la fusión y testificará en Washington el martes.

"Cuando un banco de US$300.000 millones quiebra, es una amenaza a nuestro sistema", sostuvo.

El martes se realizará su primera audiencia pública a una fusión desde que Bank of America Corp adquirió Countrywide en el 2008.

El representante Barney Frank, el máximo demócrata de la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara baja, dijo el mes pasado que el acuerdo necesitaba una fuerte revisión y pidió a la Fed que se realizaran audiencias públicas.

"Un tema importante como este debe ser visto con la mayor transparencia y aporte del público posible", dijo Frank en una entrevista con Reuters.

Los grupos comunitarios estaban ansiosos por opinar.

"(La Fed ha) señalado que la premisa 'demasiado grande para caer' es un tema muy serio", dijo Bartlett Naylor, defensor de política financiera de la división Congress Watch de Public Citizen, "Espero que estén conmovidos por su fracaso para evitar la crisis financiera", agregó.

Dodd-Frank exige que los reguladores estadounidenses tomen en cuenta el riesgo sistémico al evaluar una fusión, además del beneficio público, la concentración de recursos, competencia desleal y otros factores.

Capital One, con sede en McLean en Virginia, obtiene la mitad de sus ingresos de las tarjetas de crédito y accedería a unos 80.000 millones de dólares en depósitos y 7 millones de nuevos cientes desde ING.

Algunos expertos de la industria dicen que el pacto podría entregar beneficios, pero Taylor dice que ninguna de las dos compañías posee un historial confiable.

Capital One "debió ser rescatado, están comprando otro banco que debió ser rescatado incluso más y tienen esencialmente una línea monolítica de enfocar la banca, lo que implica que todos sus huevos sola están en una cesta", declaró Taylor.

Autores

Reuters