EE.UU. Los consumidores estadounidenses son ahora mucho más cautos a la hora de gastar que antes de la recesión, dijo este lunes el presidente de la Reserva Federal de Atlanta, Dennis Lockhart.

Este patrón de gasto más cauto, pese a que puede ser negativo en el corto plazo para el crecimiento de la economía, es saludable en el largo plazo porque ayudaría a reducir los desequilibrios globales, caracterizados por una alta tasa de ahorro en el exterior y un elevado gasto en Estados Unidos.

"El gasto del consumidor ha crecido de forma más lenta en relación al ingreso, de lo que lo hacía antes de la recesión", afirmó Lockhart durante un encuentro con ejecutivos en un foro en Palm Beach.

"Yo creo que es probable que persista este comportamiento de consumo más moderado", agregó.

En anteriores oportunidades, Lockhart había mencionado esta cautela de los consumidores como un obstáculo para el crecimiento económico. Pero el lunes apuntó a las ventajas de un cambio de ese tipo.

"Una economía menos dependiente del consumo ayudará a rebalancear las cuentas externas del país", señaló.

Un ajuste similar es necesario -y ya está en marcha- dentro del gobierno estadounidense, dijo Lockhart.

"El sector público de Estados Unidos debe estabilizar sus finanzas y revertir la acumulación de deuda que se ha acelerado en los últimos años", sostuvo.