Washington, Reuters. La Reserva Federal de Estados Unidos parece encaminada a mantener su programa de compra de bonos este miércoles, luego de indicar que se necesita más que una modesta demostración de fuerza económica para que los diseñadores de políticas empiecen a sacar el pie del acelerador.

La FED dio a conocer una tercera ronda de compras de bonos en septiembre para tratar de acelerar una recuperación económica mustia pese a la inminencia de las elecciones presidenciales que algunos pensaban podría disuadir la acción.

Ahora los analistas creen que el banco central va a esperar por lo menos hasta diciembre para hacer cambios en sus planes actuales de compra de US$40.000 millones en deuda hipotecaria al mes.

"Con la elección en dos semanas, la FED estará en modalidad tranquila autoimpuesta esta semana", dijo Stephen Stanley, economista de Pierpont Securities, en Stamford, Connecticut. "Esperen un comunicado que no tenga más que cambios marginales de términos", agregó.

Las autoridades ya han dicho que se adherirán a sus planes abiertos de comprar bonos hasta que el panorama del empleo mejore sustancialmente, y se espera que reiteren esa intención en una declaración cerca de las 14:15 hora local (1815 GMT).

Aunque los funcionarios probablemente reconocerán las recientes señales de un repunte de la actividad económica emergiendo en el empleo y la vivienda, los economistas coinciden en que los indicios de una recuperación sólida son muy pocos y distantes entre sí para que la FED modifique el curso de su política.

De hecho, es probable que la FED también repita que espera conservar las tasas de interés cercanas a cero por lo menos hasta mediados del 2015 y que tiene la intención de mantener una política altamente estimulante "durante mucho tiempo" después de que la recuperación se fortalezca.

La FED, que ha mantenido las tasas cercanas a cero desde diciembre del 2008, ya había comprado US$2,3 billones en deuda soberana y ligada con hipotecas antes de lanzar su última ronda de estímulo.