Con la clara visión de contribuir a seguir impulsando la integración regional, la empresaria hondureña Aline Flores asume mañana la presidencia de la Federación de Cámaras de Comercio de Centroamérica (Fecamco). Esta organización está integrada por aproximadamente 35.000 empresas de la región y tiene una gran influencia económica.

Flores recomendará como punto de partida en su mandato, que los gobiernos no mezclen temas políticos en las agendas económicas de cada país. La empresaria señala sus expectativas ante su llegada a Fecamco.

¿Qué significa para Honduras su elección en este cargo?. Es una oportunidad para promocionar a Honduras, queremos demostrar que no somos un Estado fallido. Además es importante seguir trabajando en el tema de integración, no puede ser que hayan pasado 50 años sin integrarnos, debemos tener una participación activa, no podemos desaprovechar esta oportunidad.

¿Esta institución es un elefante blanco en Centroamérica? Fecamco es una federación activa y ejecutiva, no es una federación burocrática. En el momento de la crisis política de Honduras, Fecamco apoyó al sector privado de Honduras en la apertura de las fronteras, o cuando se dan impasses en el comercio, Fecamco es la defensora de la libre empresa.

¿Cuál será su principal objetivo al frente de la Fecamco? Nosotros hemos decidido apoyar el tema de innovación y emprendedurismo, el desarrollo de la inversión es muy poco y el emprededurismo no tiene apoyo. Los hondureños tienen ambición de tener su propio negocio, pero no lo hacen por falta de guía en cómo comercializar, cómo hacer un plan de negocios, nuestro fin es promover la empresa privada y eso se logra también legalizando a las pequeñas y medianas empresas del país.

¿El reto de la unidad centroamericana sigue vigente? Nosotros somos el corazón de América, si no tenemos una agilización de trámites y profesionalización de las aduanas no podremos ser una región competitiva. Estamos viendo una oportunidad para los empresarios para que puedan extender sus inversiones.

¿Cuál es la primera recomendación que pueda dar a los gobiernos y al resto de los empresarios de la región? Siento que es necesario no mezclar los temas comerciales con los temas políticos, los países centroamericanos debemos llegar a esa madurez, no podemos castigar el desarrollo de los pueblos, que solo se hace a través de la generación de comercio.

¿Cuál es uno de los retos más importantes del sector empresarial? Ahorita, por ejemplo, que Nicaragua nos ha cerrado el acceso a algunos productos, debo decir que los centroamericanos no vamos a tener una posición privilegiada hasta que seamos un bloque, aunque algunos países tengan temas más ampliados, al final el bloque es lo que llama la atención para los inversionistas. Como ciudadanos de Centroamérica debemos ser más exigentes con nuestros gobiernos y separar agendas políticas, populistas con agendas macroeconómicas y agendas comerciales.

Usted es una de las pocas mujeres que ha llegado a presidir esta organización, ¿cuál es el mensaje para las mujeres? La misma mujer debe querer ser parte y a trabajar más en equipo, no es competencia, sino complementariedad. Ahí es donde debemos trabajar mucho, más en la inserción y no es una cuota. Si nosotras no tenemos voluntad, si no participamos nadie va a velar por nuestros propios intereses.

¿Cómo analiza la recuperación económica de Honduras?. He conversado con algunos empresarios y se muestran contentos porque varios contratos han sido reactivados. Siempre el país se encuentra en una calificación de riesgo, entonces tenemos un financiamiento caro y con muchas restricciones, entonces eso no nos deja muy competitivos, pero es algo que tenemos que mejorar y nos lleva a ser más creativos.

¿Qué apoyo han sentido del gobierno para incentivar la economía? Todas las leyes de pacto tienen buenas expectativas y tienen buenos objetivos, como lo es la generación de empleo e inversión, porque sabemos que las inversiones en manos del Estado no son posibles, porque hemos tenido malas administraciones. Vemos que con estas leyes se le está dando la oportunidad a la empresa privada para invertir, porque podemos mejorar la infraestructura del país y la generación de nuevos proyectos en comunidades alejadas del territorio nacional. Creo que la ley de medio tiempo es muy positiva.