Excelsior.com.mx. Davos. El presidente Felipe Calderón alertó que la crisis europea es “una bomba de tiempo y estamos trabajando juntos para desactivarla”.

En la Reunión Anual del Foro Económico Mundial de Davos, Suiza, el mandatario mexicano promovió el aumento de recursos al Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros mecanismos de rescate para incrementar la liquidez de los países europeos y equilibrar sus finanzas.

“Es importante el cortafuegos para prevenir el pánico, sobre todo en España e Italia. Necesitamos sacar la bazuca inmediatamente antes de que la pólvora se moje”, advirtió Calderón, en su calidad de presidente del Grupo de los Veinte (G20).

Para muestra, compartió las soluciones que México aplicó para salir de la crisis económica de 1995, que se asemejó a la actual problemática de la zona euro, caracterizada por desequilibrio fiscal, deuda externa, altas tasas de interés y falta de liquidez.

“En 1995 México era solvente, pero no tenía liquidez. El presidente Zedillo implementó un ajuste fiscal y el país obtuvo un préstamo sustancial del Departamento del Tesoro”, recordó el Ejecutivo mexicano.

Sostuvo que la solución a la crisis de la zona euro debe considerar la reducción del déficit público y una rápida reestructuración de la balanza fiscal.

“Es importante el cortafuegos para prevenir el pánico, sobre todo en España e Italia. Necesitamos sacar la bazuca inmediatamente antes de que la mecha se moje”, advirtió el presidente de México, en su calidad de presidente del Grupo de los Veinte (G20).

Calderón resaltó que “recuperar la confianza toma mucho tiempo”, pero se puede obtener si los países con mayor liquidez comprometen recursos.

“Europa, bomba de tiempo a desactivar”

El presidente de México, Felipe Calderón, promovió el aumento de recursos al Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros mecanismos de rescate para incrementar la liquidez de los países europeos y equilibrar sus finanzas.

En la Reunión Anual del Foro Económico Mundial de Davos, el titular del Ejecutivo mexicano ofreció una conferencia pública bajo el tema Crisis Económica Global: El Rol y los Retos del G20, en la que alertó que la crisis europea es “una bomba de tiempo y estamos trabajando juntos para desactivarla”.

En referencia directa a la negativa de Alemania para fortalecer los fondos de rescate, Calderón instó a los países europeos y a Estados Unidos para incrementar sus recursos al FMI, mientras destacó que México ya decidió aumentar sus cuotas en este organismo internacional.

“Es importante el cortafuegos para prevenir el pánico, sobre todo en España e Italia. Necesitamos sacar la bazuca inmediatamente antes de que la mecha se moje”, advirtió el presidente de México, en su calidad de presidente del Grupo de los Veinte (G20).

Para muestra, compartió las soluciones que México implementó para salir de la crisis económica de 1995, que se asemejó a la actual problemática de la zona euro, caracterizada por desequilibrio fiscal, deuda externa, altas tasas de interés y falta de liquidez, precisó Calderón.

“En 1995 México era solvente, pero no tenía liquidez. El presidente Zedillo implementó un ajuste fiscal y el país obtuvo un préstamo sustancial del Departamento del Tesoro”, recordó el Ejecutivo mexicano.

En ese sentido, sostuvo que la solución a la crisis de la zona euro debe contemplar la reducción del déficit público y una “rápida” reestructura de la balanza fiscal.

Al respecto, resaltó que “recuperar la confianza toma mucho tiempo”, pero se puede obtener si los países con mayor liquidez comprometen recursos.

“Entre más dinero comprometes, más confianza generas”, aseguró Calderón, por lo que, acotó que la recuperación de Grecia implica renegociar la deuda con el apoyo internacional.

Impulsa agenda del G20. Felipe Calderón reconoció la transformación del modelo económico internacional y destacó que debe integrar crecimiento económico y justicia social.

“Necesitamos una nueva economía global promoviendo la inclusión financiera. Esta crisis es una oportunidad para atender la pobreza de billones”, apuntó el presidente de México.

En ese tema, señaló que la cumbre del G20, que se celebrará en junio en Los Cabos, Baja California Sur, considera como temas prioritarios el fortalecimiento de las instituciones financieras, analizar las alternativas de la crisis europea, la seguridad alimentaria, el crecimiento verde y la atención a la población en condiciones de marginación.

En México, dijo el Presidente, el acceso al financiamiento entre la población incrementó de 25 por ciento en 2005 a 60% en 2011.

Además, 105 millones de personas cuentan con cobertura universal de salud.

“Tal vez muy pocos países emergentes están alcanzando esto”, señaló.

Reuniones bilaterales. Durante su participación en el WEF, Calderón se reunió con el presidente del Consejo de Microsoft, Bill Gates, a quien le manifestó el interés de establecer convenios para impulsar el desarrollo durante la titularidad de México en el G20. Además, Calderón le propuso respaldar programas de capacitación en Centroamérica.

Bill Gates, cofundador de Microsoft, destacó el liderazgo de México frente al G20 y aseguró que es un país “dinámico” al que se puede aprender mucho sobre la reactivación económica.

Durante el encuentro, Calderón no se desligó de la crisis económica y afirmó que “no sólo es un problema europeo, es un problema nuestro”.

También habló sobre la seguridad, la cual dijo Calderón, continúa siendo el mayor desafío para el gobierno mexicano.

Afirmó que su trabajo fue “sembrar una semilla a la que quizás no vea su fruto”, refiriéndose a las acciones dirigidas al combate al crimen organizado.

El Presidente de México sostuvo también un encuentro con el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong.

“Conversaron sobre la intención de México de formar parte de las negociaciones del Acuerdo de Asociación Económica Transpacífico”, informó la Presidencia de la República.

Según un comunicado, Calderón Hinojosa y Lee Hsien Loong expresaron su interés por intensificar los contactos políticos entre México y Singapur, para lo cual acordaron promover una mayor interacción entre las instancias de gobierno de las dos naciones.

Asimismo, los funcionarios subrayaron las amplias oportunidades que los dos países ofrecen para incrementar el volumen de intercambios económicos y comerciales.

En el terreno multilateral, coincidieron en la importancia de impulsar una estrecha comunicación entre México y Singapur en relación con la situación económica global, con el propósito de enriquecer el debate acerca de las alternativas para lograr un crecimiento económico sostenido y equilibrado a escala mundial.