El ex presidente de Paraguay Fernando Lugo se sometió este lunes a un nuevo análisis de ADN para determinar si es el padre de un varón de 11 años, según reclama la madre desde 2009.

El niño, de nombre Lucas, es hijo de Benigna Leguizamón, quien en 2009 demandó por la paternidad al entonces mandatario y ex obispo católico, quien ya reconoció a otros dos hijos.

La abogada de Leguizamón, Adela Acuña, aseguró que el menor "tiene una relación afectiva muy fuerte" con el ex presidente y confió en que el resultado del análisis confirme la paternidad tal como lo viene sosteniendo su clienta desde hace casi cuatro años.

Lugo y el niño tuvieron hoy un encuentro "muy emotivo", relató la abogada y precisó que Lucas "lo abrazó y se sentó en su regazo (...). Saltó por él y lo llamó papá".

Los resultados del análisis estarán en 20 o 30 días, pero la abogada afirmó que el expresidente "dijo que lo adoptaría como hijo porque le ganó el corazón".

Lugo asumió la presidencia de Paraguay el 15 de agosto de 2008, ya suspendido por el Vaticano, que no permite a los sacerdotes dedicarse a la política, y al año siguiente empezaron a aparecer las denuncias públicas de varias mujeres reclamando el reconocimiento de la paternidad.

Ese año, Lugo reconoció a Fernando, hijo de Viviana Carrillo, en ese momento de cuatro años, y en enero de 2012 a Ángel, hijo de Narcisa De la Cruz, de 10 años.

Además del caso de Lucas, también está en tribunales otra demanda por paternidad entablada por Hortensia Morán.

Hasta 1992, casos como éste quedaban ocultos y se juzgaban al interior de la Iglesia Católica, ya que se aplicaban las leyes heredadas de España.

Con la Constitución de 1992 eso se eliminó, de manera que los sacerdotes también puedan someterse a la justicia ordinaria.