Nunca antes las finanzas públicas hondureñas habían estado en constante monitoreo por los organismos financieros internacionales. La crisis fiscal que atravesó el país en 2009 y que tuvo al gobierno de Porfirio Lobo Sosa al borde de la bancarrota financiera el año pasado obligó a la cooperación externa a introducir nuevos elementos de control sobre variables como la masa salarial.

El exagerado crecimiento de los salarios durante el periodo 2006-2009 fue uno de los factores que provocaron la crisis de las finanzas públicas. El gasto salarial en ese periodo pasó de 17.025,6 (US$881 millones) a 29.938,1 millones de lempiras (US$1.549 millones), equivalente a un incremento de 12.912,5 millones (US$668,1 millones)

Monitoreo. La administración central está obligada a rendir un informe al Fondo Monetario Internacional, en un periodo de 45 días después del cierre del mes, sobre la partida de sueldos y salarios. La Secretaría de Finanzas debe presentar la información por objeto del gasto, o sea servicios personales y aportes patronales.

William Chong Wong, secretario de Finanzas, dice que esa medida, además de permitir mayor transparencia, le posibilita mayor control al gobierno sobre renglones como sueldos básicos, tanto para el personal permanente como el que se encuentra en la categoría por contrato.

El entrevistado dice que la administración Lobo Sosa está comprometida a sanear las finanzas públicas y todas aquellas medidas aprobadas están orientadas a la búsqueda de la disciplina fiscal.

Agrega que esa disposición ha tenido buenos resultados desde que entró en vigencia el programa económico, firmado con el FMI, o sea desde el 1 de octubre de 2010, ya que se logró contener la masa salarial.

El gobierno central aprobó 32.235 millones de lempiras para cubrir la partida de sueldos y salarios correspondiente al ejercicio anterior y al 31 de diciembre de 2010 el monto erogado fue de 31.897 millones, o sea 338 millones menos de lo presupuestado. En términos porcentuales respecto al PIB, el peso de la masa salarial alcanzó 11%, menor al 11,1% de 2009.

William Chong Wong dice que el gobierno trabaja en la estabilización del gasto en sueldos y salarios, razón por la cual se aprobó mantener el techo de 32,235 millones de lempiras aprobado en 2010 y con vigencia para este año. Añadió en términos porcentuales bajará a 10.3% del PIB.