Es improbable que el candidato que gane la elección presidencial del domingo en Ecuador pueda realizar los ajustes fiscales necesarios para estabilizar la carga de deuda del Gobierno, dijo la agencia de calificación crediticia Fitch.

El nuevo mandatario se hará cargo de un país con un crecimiento lento, grandes déficits fiscales y una creciente carga de deuda.

"Prevemos que la economía crezca menos de 2% al año en 2017 y 2018 (...) y que el déficit fiscal permanezca alto, en más de 5,5 por ciento del PIB en 2017, que llevaría el ratio deuda/PIB a más de un 40%", afirmaron los analistas de Fitch.

"Las necesidades de financiamiento de Ecuador siguen siendo altas, de un estimado de US$10.300 millones en 2017, y el gobierno probablemente dependerá de mercados externos para la mayor parte de eso", agregaron.

Los sondeos muestran una reñida disputa entre el candidato de Alianza PAIS, Lenín Moreno, y el del movimiento CREO, Guillermo Lasso.