Ciudad de México. La calificadora Fitch reconoció que el gobierno de México mantendrá las finanzas públicas bajo control, a pesar de las fuertes presiones por los menores ingresos petroleros, por lo que prevé que el presupuesto para el ejercicio 2016 mantendrá la consolidación fiscal.

A través de un comunicado de prensa emitido ayer en Nueva York, la calificadora considera que la respuesta de México para reducir la caída de ingresos por petróleo es prudente, especialmente a la luz del difícil entorno externo y la continua debilidad y volatilidad en los mercados petroleros.

"Los recortes presupuestarios propuestos están en línea con nuestras expectativas, y el crecimiento se prevé dentro del rango proyectado cuando Fitch ratificó la calificación de México con perspectiva estable en julio”, detalla el comunicado.

Con el proyecto de presupuesto enviado a la Cámara de Diputados, Fitch estima que el crecimiento de México se ubique en un rango por encima de 3 por ciento entre 2016 y 2017 por diversos factores, entre los que destacan algunos avances en la implementación de las reformas estructurales.

La calificadora destaca que los recortes del gasto son fundamentales para el proyecto de presupuesto y que el gobierno de México ha estado trabajando hacia la implementación de un enfoque de presupuesto base cero para mejorar la eficiencia operativa y reducir los costos.

El proyecto de presupuesto, indica Fitch Ratings, incluye una reducción del 0.5 por ciento en el déficit del sector público, en comparación con los resultados estimados para 2015, además de que el gobierno federal tiene protegidos los ingresos con las coberturas petroleras a 49 dólares, pues aunque el precio del crudo está fijado en 50 dólares en el Paquete Económico, esa diferencia quedará cubierta.