San José. La agencia Fitch Ratings bajó el panorama de la calificación de crédito de Costa Rica a "negativo" desde "estable", por la menor flexibilidad del país centroamericano para hacer frente a un creciente déficit fiscal y un mayor endeudamiento.

Fitch mantuvo la calificación de largo plazo en moneda extranjera de Costa Rica en "BB".

El déficit fiscal de Costa Rica del año pasado se calcula que subió un 5,9% del Producto Interno Bruto, una tendencia que la agencia espera que siga este año para llegar a un 6,2%.

Fitch cree que puede haber algún tipo de ajuste fiscal después de las elecciones presidenciales de este año, pero considera que la magnitud y momento de los cambios son inciertos.

"Los intentos anteriores de reforma fiscal integral han fracasado en el Congreso proclive al estancamiento o en el Tribunal Constitucional. Las demoras prolongadas en abordar el desequilibrio fiscal de Costa Rica amplificarán los costos de los ajustes futuros y aumentarán los riesgos para el crecimiento", dijo en su reporte.