La agencia Fitch Ratings dijo el miércoles que había asignado calificación "B+" a la emisión de US$3.000 millones de un bono de Venezuela con vencimiento en el 2026, que tiene un cupón del 11,75%.

La calificación está en línea con la nota soberana de Venezuela, que es apuntalada por su buen historial del pago de deuda, incluso bajo las tensiones políticas y económicas de los últimos años, dijo Fitch.

"Las fortalezas crediticias de Venezuela se equilibran con un volátil comportamiento macroeconómico y un régimen cambiario que conduce a un menor crecimiento, mayor inflación y el deterioro de las métricas de crédito externo", apunta la calificadora en en una nota de prensa.

Resalta Fitch que la importancia del alza de los precios del petróleo y su impacto en las cuentas externas del país. "Al mismo tiempo, hay poca transparencia en relación con la administración y uso de los activos financieros del Gobierno, así como las ganancias inesperadas por petróleo y devaluación.