Singapur. La agencia calificadora de riesgos Fitch Ratings no prevé rebajar más la nota de deuda soberana de España, tras las agresivas medidas de austeridad anunciadas por el país y ante la fortaleza de su sistema financiero.

Los resultados de las pruebas de solvencia a los bancos españoles serán "bastante importantes para fortalecer la confianza del mercado y reforzar nuestra creencia de que el sistema bancario español sigue siendo sólido", dijo Brian Coulton, director gerente de deuda soberana de Fitch.

Fitch rebajó el 28 de mayo la calificación crediticia de España de "AAA" a "AA+" con perspectiva estable.

Por su parte, Grecia tendrá que seguir adoptando medidas de consolidación fiscal en los próximos años, después de que el Parlamento aprobara varias medidas este año, dijo Fitch.

"Las cosas no se han deteriorado demasiado desde entonces", dice Coulton. "Pero existe el riesgo de que la economía griega siga muy débil durante un tiempo prolongado y que esto dificulte mucho la estabilización de la deuda pública".