La calificadora de riesgos de Fitch Ratings considera que la banca de Centroamérica y República Dominicana tiene un desempeño que le permitirá resistir ante la incertidumbre que reina sobre el futuro de la economía mundial.

El informe “Perspectivas 2012: Centroamérica y República Dominicana: Mejor Posicionamiento Frente a la Incertidumbre Externa”, elaborado por la firma, destaca que el sector seguirá en alza en la medida que la región siga recuperando su ritmo de crecimiento económico.

Fitch estima que en términos generales, los bancos se encuentran mejor preparados para enfrentar condiciones adversas al contar con indicadores patrimoniales más sólidos, liquidez holgada y fondeo preponderantemente doméstico, coyuntura que alienta. Las previsiones de la calificadora se basan en parte en un mejor desempeño del PIB regional y lo estiman en cerca de 4% para 2012.

Uno de los motores de este auge podría ser una mayor expansión del crédito, esto combinado con una menor necesidad de constituir provisiones por préstamos incobrables, lo cual “impulsaría el crecimiento de las utilidades de los bancos”.

En el área de Centroamérica y República Dominicana operan algunos de los principales bancos globales como HSBC, Citi o Scotiabank, además de entidades en expansión como los colombianos Bancolombia y Grupo Aval, quienes compiten con compañías locales.

Fitch anticipa “un crecimiento moderado del crédito en 2012” pero destaca que serán liderado por los bancos de propiedad local.

“Los sistemas bancarios que tienen las mayores probabilidades de exhibir un crecimiento más alto son aquellos cuyos países presentan las mejores perspectivas económicas. En este sentido, destacaría el crecimiento de los sistemas bancarios de Panamá, Costa Rica y Guatemala”, señala el informe.

Resistencia

La banca regional experimentó una severa restricción tras la crisis “subprime” en 2008, una tendencia que todavía no se supera por completo.

Fitch destaca que “habiendo absorbido casi la totalidad de préstamos deteriorados derivados de la pasada crisis financiera global, los bancos continuarán presentando mejoras en la calidad de sus préstamos en 2012".

El informe destaca que pese a ese optimismo en Costa Rica y República Dominicana pudieran continuar presentando relativamente altos deterioros de cartera en los próximos meses, dado que mantienen exposiciones relevantes en sectores cuyo comportamiento de pago podría mostrar irregularidades.

Pese a destacar la resistencia a la incertidumbre, la calificadora deja claro que las economías de la región “no son inmunes a los riesgos que puedan derivarse de una potencial recaída de las economías avanzadas”.

“Aun cuando no es el escenario base de Fitch, una recaída de las mayores economías avanzadas, particularmente de Estados Unidos, debilitaría las proyecciones de crecimiento del crédito y presionaría las utilidades de los bancos de la región por el incremento en el gasto en provisiones”, señala la entidad.