Fitch Ratings se convirtió este jueves en la segunda calificadora en colocar a Uruguay a un paso del grado inversor, luego de que resolviera elevar la nota de riesgo de la deuda soberana del país a BB+ desde BB.

De esta forma, la calificadora de riesgo se sumó a Moody’s, que en diciembre de 2010 fue la primera agencia en situar a Uruguay a un solo paso de alcanzar el preciado investment grade, que ostentó el país entre 1997 y 2002.

La agencia valoró como positivo para la revisión la mejora en los ratios de solvencia externa y en la situación fiscal.

Luego de la suba de nota, Fitch fijó la perspectiva de la calificación en estable desde positiva.

Uruguay tiene ahora una mejor composición por monedas y en cuanto a la estructura de los vencimientos de la deuda pública, según la agencia.

A esa situación se sumó en la consideración el fuerte crecimiento del Producto Bruto Interno, la mejora del ingreso per cápita y en los indicadores sociales, y la “solidez” institucional, informó Fitch.

"Fitch cree que la continuidad de la política y la estabilidad política están sólidamente anclados en un marco institucional fuerte", señala el informe de la calificadora firmado por Santiago Mosquera.

DBRS, R&I y Standard & Poors, las otras agencias que relevan la deuda soberana local, ubican a Uruguay a dos peldaños del grado inversor (BB).