Fitch mantuvo el viernes la calificación de crédito soberana de Venezuela en 'CCC', pero advirtió que este año, el tercero de recesión, la economía podría contraerse un 8,7%.

La agencia dijo que el historial de pagos y las declaraciones de las autoridades venezolanas sobre su voluntad de cumplir con sus obligaciones mitigan un riesgo inminente.

Fitch espera que las exportaciones de Venezuela caigan este año a US$23.100 millones desde US$37.400 millones el año pasado, con un importante déficit de cuenta corriente.

Venezuela pasa por una profunda crisis económica por una baja de los precios del petróleo, que se agrava por una caída de la producción y restricciones cambiarias que dificultan la labor de proveedores y operadores.

En este contexto, las reservas monetarias internacionales han bajado en US$4.300 millones entre enero y junio a US$12.000 millones, dijo la agencia.

La calificación soberana de Venezuela puede verse afectada por la forma en que se manejen los pagos que enfrenta en octubre y noviembre la petrolera estatal PDVSA por US$3.000 millones, y vencimientos por otros US$5.000 millones en 2017, según Fitch.