Londres. Es improbable que Fitch modifique la calificación de España hasta por lo menos el próximo año, según el director gerente de la agencia de ratings en declaraciones a Bloomberg TV.

Fitch tiene una calificación BBB para España, con perspectiva negativa.

"Vamos a conceder a España...la oportunidad de progresar en algunos asuntos que consideramos importantes para su calificación", expresó David Riley.

Preguntado cuánto tiempo tiene España para convencer a Fitch sobre su calificación actual, Riley respondió: "seguramente hasta entrado el próximo año. No prevemos tomar ninguna medida antes de ese momento".

Riley advirtió también que las previsiones de crecimiento contempladas en el presupuesto español para 2013 podrían ser demasiado optimistas.